Acuerdos Internacionales

Convenio sobre Diversidad Biológica

El Convenio y nuestro país
Informe a las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica - 1998
Apéndice I - Breve descripción de las ecoregiones de Argentina

1. Selva paranaense o misionera
2. Selva Tucumano Oranense o Yungas
3. Chaco
4. Pastizales pampeanos
5. Espinal
6. Monte
7. Prepuna
8. Altoandina
9. Puna
10. Estepa patagónica
11.Bosque subantártico
12.Delta del Paraná
13. Litoral marino


1. Selva paranaense o misionera

La Selva Paranaense conforma junto a las Yungas las dos eco-regiones selváticas de la Argentina, concentrando entre ambas una parte sustancial de la biodiversidad nacional pese a ocupar una reducida proporción del territorio del país. A diferencia de las Yungas argentinas, esta selva se presenta en forma mayormente continua, conformando junto a la Mata Atlántica brasileña el otro gran sector selvático de América del Sur separado de la Amazonia por una extensa barrera menos húmeda que va desde el Gran Chaco a la Caatinga en el nordeste de Brasil.

Este sistema cubre en la actualidad la zona central y norte de la provincia de Misiones. Hacia el sur se extiende fuera de esta zona en forma de selvas ribereñas o marginales, como angostos montes asociados a los bordes de los cursos fluviales de la cuenca del Río de la Plata.

El clima es cálido y húmedo, con precipitaciones durante todo el año (entre 1.500 y 2.000 mm), más abundantes en verano. La temperatura media varía entre los 16 y 22º C, siendo los inviernos suaves y los veranos no excesivamente cálidos.

Se ubica sobre terrenos montañosos, con serranías de poca altura, que van elevándose hacia el noreste hasta llegar a los 900 m.s.n.m.. Los suelos son del tipo laterítico, rojos y ácidos.

El tipo de vegetación dominante es la selva subtropical. El dosel arbóreo se encuentra entre los 20 y 30 metros de altura sobre el nivel del suelo, por debajo del cual existen estratos de árboles menores, un sotobosque denso con helechos arborescentes y cañaverales, hierbas umbrófilas y muchas lianas, enredaderas y epífitas. Dentro del estrato arbóreo, no puede decirse que existan especies dominantes, ya que una hectárea es compartida por una veintena de árboles diferentes, representados cada uno por pocos individuos.

El área posee una oferta de ecosistemas sumamente variada considerando la flora maderable, la flora no maderable, la fauna, el patrimonio genético, agua, suelo, el paisaje, la regulación de las cuencas hidrográficas y la captación de gases de efecto invernadero. La presencia de heladas constituye una restricción para el desarrollo de cultivos tropicales.

Areas Protegidas

Se trata de una de las unidades con mayor cantidad de áreas protegidas creadas, casi todas ubicadas en la provincia de Misiones. Son diversos los organismos involucrados: existen dos reservas nacionales, doce provinciales, tres municipales y siete privadas. Un proyecto sumamente prioritario es la integración de las distintas áreas naturales protegidas presentes contrarrestar el actual proceso de empobrecimiento y fragmentación de esta unidad, con el consecuente aislamiento (insularización) de las reservas existentes.

Si se toman en cuenta dos indicadores del grado de protección actual basado uno en el porcentaje de superficie original de la ecorregión hoy declarado APs incluyendo todas las categorías de manejo y entidades administradoras y otro en relación a la proporción de APs de categorías más estrictas (pertenecientes a las categorías de manejo I, II y III) encontramos que esta ecorregión presenta una cobertura satisfactoria (mayor del 15% en el primer caso y mayor de 5% en el segundo) ya que posee valores de 6,2% y 7,2% respectivamente.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Los principales problemas de conservación que debe enfrentar esta unidad están relacionados con la sustitución de la selva por cultivos.

La extracción selectiva de los mejores ejemplares de especies arbóreas de valor maderable y la deforestación para implantar cultivos o pasturas, se viene realizando desde el inicio de la colonización de la región a costa de reducir la superficie selvática y deteriorar los refugios remanentes.

El reemplazo del bosque nativo por bosque implantado, reduce la biodiversidad, la tala rasa del bosque seguida de su quema,

Un aprovechamiento irracional del ambiente, sumado a las importantes precipitaciones y el relieve abrupto, aceleran notablemente la erosión del suelo, con la consecuente pérdida de la capacidad productiva del terreno y un aumento de los sedimentos acarreados por ríos y arroyos (que facilitan la colmatación de diques y causan otros trastornos ambientales).

La fauna ha sufrido un notable retroceso, ya sea por caza o por la desaparición o fragmentación de los ambientes que habita, hasta conducir a algunas especies al borde de la extinción en la Argentina, como es el caso en esta unidad del yaguareté, el lobo gargantilla y el pato serrucho.

Más recientemente surge la amenaza de grandes obras de infraestructura, principalmente represas hidroeléctricas, que anegan vastas superficies de ambientes naturales, provocando la desaparición de ecosistemas y especies. Las comunidades más sensibles a estos cambios son las asociadas a los cursos rápidos y someros y a las selvas en galería, que ven interrumpidos los ciclos de inundaciones habituales. Las represas de Yacyretá (Corrientes) y Urugua-i (Misiones), junto a los numerosos proyectos similares a ser ubicados sobre los ríos Paraná y Uruguay podrían causar profundas modificaciones sobre esta ecorregión.

La selva paranaense de la provincia de Misiones es el principal remanente continuo de esta unidad a nivel mundial.


2. Selva Tucumano Oranense o Yungas

Las Yungas son básicamente selvas de montaña, pero dentro de una interesante diversidad ambiental a lo largo del gradiente altitudinal (bosques en la base, selvas en las laderas y otros bosques y pastizales en las cimas), que llegan al noroeste argentino como una expresión austral de la selva amazónica, con la cual se comunica hacia el norte.

La Selva Tucumano-oranense o Yungas penetra en el noroeste de la Argentina desde Bolivia y llega al Sur de Tucumán, a modo de cuña en parches aislados ubicados sobre los faldeos serranos. La formación, con 4,5 millones de hectáreas es similar a la selva misionera pero con más influencia del bosque chaqueño. En la medida que se extiende hacia el sur, se van empobreciendo notablemente en especies.

El relieve es montañoso alcanzando los 3.000 m.s.n.m.. El clima es cálido y húmedo con estación seca invernal, intensas precipitaciones estivales y, en la parte más elevada, nevadas en invierno.

Posee una intensa variabilidad según la altura. En la zona baja, al pie de las montañas se desarrollan las selvas de transición, de tipo subtropical con presencia de especies del Chaco.

En las laderas, se desarrolla la selva nublada o nuboselva, donde el dosel arbóreo es en buena medida caducifolio.

A los 2.500 metros se transforma en bosque montano, con baja diversidad arbórea y a mayor altitud, comienzan a ser predominantes los pastizales de altura

Es necesario destacar que estos tipos de vegetación son muy variables según la latitud, la altura y la topografía.

Areas Protegidas

Las Yungas está representada dentro del sistema de parques nacionales si bien usando los indicadores antes citados encontramos que posee una cobertura insuficiente (cuando la superficie protegida se encuentra entre 3 y 15% de la superficie total de la región) pues la superficie dentro de las áreas protegidas es del 5,1%. Con respecto a la superficie con categorías de manejo más estrictas se aproxima al umbral pues posee un 4,2%.

Una de las áreas naturales más singulares de las yungas de la Argentina es la Sierra de Aconquija, en las provincias de Tucumán y Catamarca. La zona cuenta con varias especies de plantas y animales endémicos. El Parque Nacional Los Alisos abarca una porción de esta sierra, sin embargo debe evaluarse aún con mayor precisión su representatividad de la naturaleza del Aconquija y analizar una estrategia para completar esta muestra a partir de esta área en consolidación.

El Parque Biológico San Javier es otra área nacional, en este caso administrada por la Universidad Nacional de Tucumán, de particular importancia por su ubicación geográfica (en el extremo sur de las Yungas) y fácil acceso, lo que le brinda un gran potencial educativo y para desarrollar trabajos de investigación.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

La deforestación sigue constituyendo el principal problema de esta unidad, transformando en pocos años extensas superficies de selvas y bosques yungueños de gran biodiversidad en monocultivos (caña de azúcar, por ejemplo).

Estos procesos se inician con una destrucción por el fuego de la biomasa forestal, con graves efectos sobre la biodiversidad. Se incorpora a los cultivos tierras que exigen métodos conservacionistas provocando una disminución de la oferta de flora y fauna y afectando la calidad de vida de la población que la utiliza en forma directa.

La pérdida de la cubierta vegetal facilita procesos erosivos en una región de relieve tan abrupto como esta, reduciendo la capacidad productiva del terreno y colmatando los sistemas de regadío.

El avance de la frontera agropecuaria sobre las fierras forestales fue muy grande, sin considerar los efectos a mediano y largo plazo, de diferentes cultivos en especial el de soja.

La actividad petrolera y la caza descontrolada son otros dos factores de degradación importantes en las Yungas.

En el caso de Salta, los cultivos industriales revelan un alto contenido de subsidios energéticos llegando a niveles de contaminación.


3. Chaco

Por su gran extensión, alta diversidad biológica y peculiar dinámica ecológica, el Gran Chaco se constituye en una de las eco-regiones de la Argentina más relevantes. Se aprecian notables transformaciones, que van desde bosques que avanzan sobre pastizales hasta bosques que se simplifican visiblemente ante el sobrepastoreo y la tala selectiva desmedida, lo que convierte a esta zona en una unidad especialmente prioritaria para la intervención.

El Chaco se extiende en la Argentina desde las bases de sierras y montañas del este de Salta al este de San Juan hasta la ribera del río Paraná, y algo más al este en el noroeste de Corrientes, y desde el norte hasta la mitad septentrional de San Luis, Córdoba y Santa Fe.

Abarca principalmente llanuras, con ligeras depresiones o con ríos poco profundos con innumerables bañados no canalizados por un colector y sierras de poca elevación.

El clima es continental, cálido, con precipitaciones escasas y estivales en la zona occidental (500 mm anuales) y abundantes todo el año en la porción oriental (1200 mm anuales).

Los suelos presentes son generalmente sedimentarios, de origen fluvio-lacustre, formados por materiales finos, en la porción occidental se encuentran suelos rocoso-pedregosos.

Dentro del Dominio Biogeográfico Chaqueño, el Chaco es la eco-región con mayor volumen de vegetación. La formación característica es un bosque xerófilo, en buena medida caducifolio, con un estrato arbóreo superior discontinuo de quebrachos colorados y blancos, un dosel arbóreo continuo, intermedio, de algarrobos blanco y negro. Además hay palmares, sabanas, y estepas arbustivas halófilas; sobre los ríos son típicos los bosques con neto predominio de sauces criollos.

Desde el punto de vista zoogeográfico, en esta provincia son notables las diferencias entre la fauna de la región oriental húmeda y la occidental más seca. El Chaco presenta varios endemismos pese a que existe un amplio contacto con regiones biogeográficas vecinas.

Se subdivide en Chaco Oriental o Húmedo, Chaco Occidental o Seco y Chaco Serrano.

Areas Protegidas

En total no suman más de 14 las áreas que protegen actualmente el Chaco Oriental, la mayoría de las cuales no superan las 10.000 ha. Hay cuatro unidades del sistema de parques nacionales: Rio Pilcomayo (Formosa), la más extensa de todas y con un completo muestrario del Chaco Oriental, incluyendo las selvas del río Pilcomayo; Chaco y Colonia Benítez (Chaco); y Mburucuyá (Corrientes), una muestra en buen estado de conservación de la naturaleza de la región, donde se han registrado un rico elenco de flora y fauna.

Existen, también propiedades privadas que se han convertido en Reservas, en algunos casos a través de convenios con organizaciones no gubernamentales.

Un área natural de enormes proporciones, escasamente modificada por la actividad humana y que carece de protección es la conocida como Bañado La Estrella, en Formosa. Allí aún pueden encontrarse grandes vertebrados, una muy variada y abundante avifauna acuática, entre otros atractivos biológicos. De todos modos su fauna se ve muy afectada por la gran afluencia de cazadores furtivos que frecuentemente visitan el área.

Dentro de esta subregión los indicadores de cobertura son del 7,9% y de menos de 1%.

El Chaco Occidental o Seco, siendo una de las más extensas eco-regiones de la Argentina, no cuenta en la actualidad con una buena representatividad en el sistema nacional de áreas protegidas.

Solamente la Reserva Natural Formosa está ubicada en el distrito Occidental, pero su escasa superficie no alcanzaría para proteger convenientemente a poblaciones de grandes vertebrados.

Otra área destacable es el Parque Nacional Sierra de las Quijadas (San Luis), que ampara muestras de la porción más austral del Chaco Occidental, con bosques abiertos de quebracho blanco.

Entre los proyectos de parque nacional para esta subunidad descolla por su importante extensión Copo (Santiago del Estero) incluido en el Proyecto de Conservación de Diversidad Biológica. El área alberga bosques inexplotados de quebrachos y varias especies de los vertebrados más conspicuos de la unidad (yaguareté, tatú carreta, oso hormiguero grande, etc.)

La superficie protegida respecto de la total de la región es del 4,0% y el porcentaje con manejo más estricto es de menos del 1% por lo que se considera insuficiente su cobertura.

Las áreas protegidas que amparan al Chaco Serrano son escasas y de pequeña superficie (sólo una supera las 5.000 ha). La mayoría de ellas se encuentran en la provincia de Córdoba.

El Parque Nacional Quebrada de Condorito, también incluido en el Proyecto de Conservación de la Diversidad biológica, cuenta con 37.000 hectáreas y una reserva provincial de 110.000 en su entorno. El área, protege parte de la población extrandina del cóndor. Un motivo adicional de interés es la presencia en la zona de varios endemismos.

Entre las áreas que aún no han recibido la debida protección figuran serranías en Santiago del Estero, que además de su valor natural poseen yacimientos arqueológicos y en San Luis, donde se presenta una de las comunidades más densas de Carandilla, y de instrumentar áreas núcleo dentro de la Reserva Provincial Valle Fértil (San Juan) , sin control ni manejo en la actualidad.

Esta unidad presenta también una cobertura insuficiente, con valores similares al Chaco Seco.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

En toda la región chaqueña la ganadería y la explotación forestal han modificado profundamente la composición de las comunidades vegetales, sea destruyendo el estrato herbáceo y facilitando la invasión de especies arbustivas, sea eliminando las especies forestales más valiosas, o bien talando o quemando totalmente el bosque para habilitar terrenos destinados a la agricultura.

La unidad del Chaco Occidental se encuentra profundamente alterada por la intensa explotación forestal y la ganadería extensiva y en muchas zonas no sólo ha desaparecido el bosque primitivo, sino incluso el estrato herbáceo, quedando solo arbustos espinosos. Estas tierras degradadas, de la porción chaqueña austral, son invadidas frecuentemente por especies típicas de la provincia del Monte. En otros sectores se experimentan procesos de arbustificación (invasión de leñosas) producto del mal manejo de las pasturas naturales y el bosque.

En muchos sectores también se experimentan graves procesos de deterioro como aridización y salinización de extensas zonas, donde antes se encontraban tierras cultivables, pasturas o bosques naturales.

La fauna ha sido afectada indirectamente por la modificación del hábitat y directamente por la caza y captura, principalmente de subsistencia y comercial.

Las áreas protegidas provinciales sufren los continuos embates de cazadores furtivos y la extracción ilegal de madera. Los escasos recursos de los entes provinciales de fiscalización no alcanzan para recorrer y vigilar lejanas e inhóspitas reservas.

El Chaco Serrano, a pesar de ocupar en su mayoría terrenos abruptos y en apariencia no aprovechables, ha sido modificado en gran parte de su superficie. La ganadería extensiva que se realiza en los pastizales serranos ha alterado en gran medida las comunidades vegetales originales, provocando asimismo pequeños focos de erosión. La explotación de especies útiles para la extracción de ceras y fibras o como fuentes de leña y madera ha provocado su desaparición en amplias zonas.

A estos procesos de degradación debe sumarse la acción de los incendios, a menudo intencionales, que destruyen comunidades naturales enteras y se propagan sin control por los sistemas serranos.

En las últimas décadas el turismo mal manejado y el acelerado desarrollo de la región significan también un impacto negativo para la unidad. La construcción de viviendas y poblados, el pisoteo, la extracción de leña, el enorme volumen de residuos sólidos y líquidos generados son algunos de los problemas que aún no han tenido satisfactoria solución.


4. Pastizales pampeanos

El pastizal pampeano constituye una de las eco-regiones más extensas de la parte templada de América del Sur.

Ocupa una extensa región del centro-este de la Argentina: el centro-norte de La Pampa continuándose por el centro de San Luis, el sur de Córdoba y de Santa Fe, Buenos Aires (excepto el extremo sur), la mitad sur y el este de Entre Ríos y el este y nordeste de Corrientes hasta el sur de Misiones; también el sur de Brasil y todo Uruguay .

Se sitúa mayormente en relieves llanos o suavemente ondulados. En el sur cuenta con serranías bajas (Tandilia y Ventana) y en el centro una zona deprimida. Sus suelos son limosos, arenosos (en el oeste) y pedregosos en las sierras. El clima es templado cálido, con lluvias decrecientes de nordeste (1.500 mm) a suroeste (400 mm).

Los suelos profundos y ricos en nutrientes, constituyen la base productiva para el gran desarrollo agropecuario argentino.

La vegetación dominante es la estepa o pseudoestepa de gramíneas. La gran fertilidad de su suelo y su proximidad a los grandes puertos han facilitado su aprovechamiento agrícola, perdiéndose casi por completo el conjunto florístico y faunístico original.

Areas Protegidas

Son cada vez más raros los sectores donde el paisaje predominante sea el del pastizal pampeano. En el Distrito Occidental quedan grandes parcelas en buen estado de conservación. Las mejores muestras de esta formación se encuentran en el centro de San Luis. Desde 1996 se iniciaron gestiones para consolidar una gran área natural protegida, Los Venados, que incluiría un sector central de 30.000 hectáreas de parque nacional y otro circundante de 100.000 bajo las figuras de reservas nacional, una parte, y provincial, el resto. Este proyecto permitiría resguardar al venado de las pampas dentro del sistema de parques nacionales y asegurar su conservación en San Luis, donde resulta de gran trascendencia regional y fue declarado Monumento Natural Provincial.

La Pampa Ondulada es seguramente uno de los distritos menos representado dentro de las áreas naturales protegidas de la Argentina. La Reserva Natural Otamendi tiene una reducida superficie de este tipo de ambiente, apenas 20 hectáreas. Debería relevarse mejor esta subunidad en búsqueda de predios en buen estado para su conservación.

Otra zona con interesantes relictos de pastizal pampeano son los pedemontes rocosos y laderas de las sierras bonaerenses que incluyen algunas especies vegetales endémicas, en especial en el sistema de Ventania. Allí aún existen predios con comunidades bastante prístinas y el último refugio de guanacos originales de la región. El Parque Provincial E. Tornquist abarca un sector clave de la Sierra de la Ventana. Si bien no cuenta aún con un adecuado manejo es un importante lugar de estudios ecológicos.

Las lagunas bonaerenses siguen ofreciendo uno de los sitios más atractivos para la observación de aves, aunque tienden a degradarse por introducción de especies exóticas, pesca excesiva y contaminación.

En la Depresión del Salado la reserva mejor instrumentada es Campos del Tuyú. Se encuentra sobre la bahía de Sambormbón y protege una parte de la población relictual de venado de las pampas.

Aún se encuentran grandes estancias en los distritos de la Mesopotamia y Campos Septentrionales, con vegetación natural modificada por pastoreo, pero que con seguridad constituyen el sector de mayor biodiversidad del pastizal pampeano. El Parque Nacional El Palmar protege una parte de esta formación, resultando necesario ubicar nuevas reservas en los sitios claves para la supervivencia de la raza norteña del venado de las pampas y en los pastizales húmedos donde habitan otras especies amenazadas.

Se considera que esta ecorregión posee una cobertura precaria con una superficie protegida sobre la total del 0,3% y con una superficie correspondientes a las clases I, II y III de manejo menor al 1%.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Dada la fertilidad del terreno y su ubicación geográfica, la Pampa ha sido históricamente alterada en forma intensiva por urbanización, contaminación, agricultura, ganadería, caza e introducción de especies exóticas. Los sectores marginales (con escasas precipitaciones y menor densidad poblacional), los inundables y las sierras han sido comparativamente menos modificadas.

La perdida de biodiversidad de sus pastos y el incremento de los procesos erosivos son sin duda graves problemas ambientales. Esta zona tiene una gran potencialidad en la medida que se desarrolle un manejo integral y la rotación de cultivos.

La contaminación con agroquímicos en la Pampa ha registrado algunos casos preocupantes.

Como resultado de los cambios operados varios componentes típicos y antes abundantes han sufrido grandes disminuciones poblacionales e incluso llegado a la extinción.


5. Espinal

Entre el Chaco y la Pampa se extiende una extensa faja de bosques denominados Espinal. Allí predominan especies leñosas con espinas entre las que se destacan varias especies de algarrobos, árboles de resistente madera. Constituyen una serie de subunidades de gran atractivo paisajístico, donde se intercalan bosques tupidos casi subtropicales con llanuras con palmares Serranos y sabanas sobre médanos. donde se destaca la típica silueta del caldén.

Ocupa un amplio arco de bosques que rodean por el norte, oeste y sur al pastizal pampeano, abarcando el centro y sur de Corrientes, el centro-noroeste de Entre Ríos, una faja central desde Santa Fe pasando por Córdoba basta San Luis, el sudeste de San Luis en una faja transversal por el oriente de La Pampa hasta el sur de Buenos Aires.

Se lo encuentra en relieves llanos, poco ondulados, y serranías bajas, sobre suelos loesoides y arenosos.

Posee una amplia variabilidad climática desde un clima subtropical húmedo al norte, hasta subhúmedo seco y semiárido en el sur. Las precipitaciones son de 1.400 mm en la región mesopotámica y 350 mm al sur.

Se caracteriza por la presencia de bosques bajos con predominio de árboles del género Prosopis (algarrobales, ñandubaysales, caldenares), acompañados por otros componentes arbóreos. En general los componentes vegetales comunes en el Espinal se encuentran en otras provincias del Dominio Chaqueño, especialmente la Chaqueña de la cual pareciera una continuación austral empobrecida.

Areas Protegidas

Existen sectores de gran interés en algunas porciones de la Selva de Montiel (Entre Ríos) y el Paiubre (Corrientes). Se trata del sector más húmedo y de mayor biodiversidad del Espinal, con la ingresión de muchos elementos comunes en el Chaco Oriental. Marginalmente este distrito está presente en el Parque Nacional El Palmar.

De la formación de los talares, pueden rescatarse los relictos aún presentes en los puntos marginales de los terrenos arables, como la Reserva Natural Otamendi. Dada la trascendencia regional de estos bosques debería formularse una estrategia de acción en el corto plazo.

Un sector relevante del Distrito del Algarrobal son los ambientes bajoserranos con Carandilla, con bosques tupidos y muchos elementos del Chaco Serrano vecino y el Chaco Semiárido (el extremo austral del Chaco Occidental), como se aprecia en la Pampa del Pocho (Córdoba) y en Papagayos (San Luis).

Por su parte el Caldenar merecería una prospección más cuidadosa para detectar relictos de bosques con ejemplares arbóreos de buen desarrollo. La única área nacional con esta formación es actualmente el Parque Nacional Lihuel Calel, en el centro sur de La Pampa, pero resulta exigua para conservar el caldenar por tratarse allí de bosques muy puntuales.

Esta ecoregión también se considera con cobertura precaria con el 0,2% de la superficie incluida dentro de la áreas protegidas y menos del 1% en la superficie de manejo más estricto.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

La transformación más acuciante se da por el reemplazo del ecosistema original por cultivos. La tala selectiva y el manejo tradicional del ganado (sobrepastoreo, incendios reiterados), ambos de antigua data en el Espinal, han modificado considerablemente los bosques remanentes cambiando la composición (por ejemplo, notable abundancia de especies indeseables para las actividades productivas) y su estructura (pasando a formar desde bosques abiertos a formaciones tipo parque).


6. Monte

Se trata de una provincia biogeográfica exclusiva de Argentina. Abarca una extensa superficie por el oeste de nuestro país hasta el norte de la Patagonia: desde el Valle de Santa María en Salta, se continúa por el centro de Catamarca y La Rioja, el centro y el este de San Juan y Mendoza, el sector vecino del oeste de San Luis, centro y este de Neuquén, oeste y parte del centro de La Pampa, centro y este de Río Negro, hasta el nordeste de Chubut (excepto la Península de Valdés).

Ocupa relieves de diversos tipos: llanuras, bolsones, laderas de montañas, mesetas. El clima es seco con precipitaciones escasas (80 a 200 mm), estacionales: cálido con lluvias estivales en la mitad norte, fresco con lluvias en invierno y primavera en la mitad sur.

La comunidad vegetal característica es la estepa arbustiva xerófila, con predominio de arbustos de la familia zigofiláceas, y con presencia de suelo desnudo. Los bosques están cerca de los pocos ríos existentes. El jarillal es sin duda una de las formaciones más típicas del Monte, por su abundancia y su constancia a lo largo de toda su extensión.

En los bosques predomina el algarrobo, sauce, maitén o arca. En el verano se cubre de herbáceas efímeras.

Grandes extensiones del Monte se encuentran ocupando arenales, con estepas arbustivas sammófilas, y terrenos salinos, con diversos tipos de estepas arbustivas halófilas.

Entre la fauna se encuentra la comadreja, los murciélagos, zorros, y gato montes.

Areas Protegidas

El Monte ofrece, al igual que otros desiertos del mundo, impactantes escenarios naturales. Estas áreas merecen ser priorizadas para preservar muestras del Monte con sus especies típicas, y dado que resultan valores reconocidos tras los cuales se pueden aún resguardar amplios sectores silvestres poco alterados. A su vez, las áreas mencionadas son yacimientos paleontológicos de trascendencia mundial. Dos parques nacionales resguardan estos sitios: Talampaya y Sierra de las Quijadas; Ischigualasto es parque provincial.

El Parque Nacional Lihue Calel conserva una muestra del monte meridional, con sus comunidades más típicas. La posibilidad de ampliar sus límites resultaría de gran trascendencia al sumar mayor superficie de jarillales y formaciones naturales no contempladas en el predio original, por ejemplo estepas halófilas. En si, los ambientes salinos y los arenales del Monte son una de sus áreas naturales más singulares.

De los bosques (algarrobales y sauzales) y los ambientes acuáticos del Monte, ambos originalmente puntuales e históricamente muy modificados por el hombre, sería importante coordinar la conservación de los relictos remanentes.

Se considera que la cobertura es insuficiente, solo el 3,4% de la superficie de la unidad se encuentra dentro de áreas protegidas y apenas el 1% de la superficie con categorías de manejo más estrictas.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Un manejo indebido del ganado, junto a la extracción de las leñosas más valiosas (algarrobos, retamos) han acentuando procesos de desertificación. De hecho es uno de los principales ambientes donde se realizan acciones preventivas o correctivas.

En décadas pasadas el corte y poda excesiva del retamo, para fabricar ceras para pisos, resultó un importante impacto ambiental.

La caza de subsistencia de la población campesina dentro de ciertos niveles no constituye un problema. Sin embargo, los excesos sobre algunas especies de interés cinegético como la liebre criolla o mara, el guanaco o el ñandú, pueden llevar a su desaparición local.


7. Prepuna

Aunque de reducida superficie y grandes afinidades con el Monte, en las sierras del Noroeste Argentino se destaca un paisaje poblado de cardones que dan una fisonomía distintiva a esta unidad. Esta formación constituye la comunidad típica de la Prepuna, eco-región exclusiva de la Argentina y Bolivia.

Abarca serranías bajas desde Salta y Jujuy hasta La Rioja y San Juan. Ocupa laderas de cerros y quebradas, con suelos poco desarrollados. El clima es cálido y seco, con lluvias estivales.

La vegetación predominante es la estepa arbustiva con varias especies adaptadas a las condiciones rigurosas del clima. La fauna de la Prepuna es bastante similar a las eco-regiones vecinas: Altoandina, Puna y Monte.

Areas Protegidas

El área natural protegida más importante de la unidad es el Parque Nacional Los Cardones, de 64.117 ha, creado en diciembre de 1996. Se encuentra en el centro-sur de Salta, abarcando un gradiente ambiental que va desde la unidades altoandina y puneña en las partes más altas hasta la prepuna y el monte en los sectores bajos.

Otros sitios prepuneños de interés son algunos de los más importantes yacimientos arqueológicos de Salta y Jujuy, donde se podrían instrumentar reservas integrales abarcando muestras de la naturaleza regional. También debe tenerse en cuenta la concreción de un área núcleo con cardonales en la Reserva Provincial Valle Fértil en San Juan.

La ecorregión posee una cobertura precaria (0,2% de la superficie dentro de áreas protegidas) y menos de 1% de dicha área con categorías de manejo más estrictas.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Los principales problemas de conservación de la Prepuna son el sobrepastoreo de cabras y ovejas, la tala y extracción excesiva de leña de los puntuales bosques y la acción de especies exóticas como los burros cimarrones, de gran impacto ambiental.


8. Altoandina

Teniendo como eje central las cumbres de la Cordillera de los Andes encontramos una unidad particular de altura: la altoandina. Es un desierto de alta montaña, frío y ventoso. Está estrechamente emparentada con las unidades Puneña y de la Estepa Patagónica, con las cuales comparten muchos de sus géneros de plantas y animales típicos así como la fisonomía.

Ocupa los sectores de alta montaña del oeste de Argentina: desde Jujuy y Salta (por encima de los 4.400 m.s.n.m.), continuando por la Cordillera de los Andes, la Cordillera Real, las Sierras Pampeanas próximas y la Precordillera hasta las montañas de la Isla Grande de Tierra del Fuego (por encima de los 500 m.s.n.m.). Algunos taxones típicos altoandinos también reaparecen (y muchas veces son comunes) en las porciones altas de las Sierras de Córdoba y San Luis.

Se extiende por relieves de alta montaña, de suelo rocoso o arenoso, generalmente suelto e inmaduro. El clima es frío y seco, vientos muy fuertes, con precipitaciones en forma de nieve o granizo, en cualquier estación del año.

Los tipos de vegetación dominantes son la estepa graminosa y la estepa de caméfitas.

La fauna altoandina está adaptada a las duras condiciones ambientales de la montaña. Muchos de sus componentes son comunes en otras unidades del Dominio Andino-patagónico.

El Dominio Andino-patagónico es rico en taxones endémicos, especialmente géneros entre las plantas. Las porciones altoandinas aisladas han facilitado procesos de especiación, habiéndose descripto muchas especies y subespecies de estirpe altoandina endémicas de los principales macizos montañosos.

Areas Protegidas

La alta montaña ofrece uno de los conjuntos más variados y espectaculares de escenarios naturales de la Argentina. Su díficil acceso, directamente imposible durante el invierno en muchos lugares, y lo inhóspito de su clima han mantenido bastante inalterada esta unidad.

De los parques nacionales del Noroeste argentino y Cuyo varios tienen pisos superiores con naturaleza altoandina.

En la Reserva Provincial San Guillermo (San Juan) se proyecta concretar un parque nacional para efectivizar su instrumentación, apoyado con recursos del GEF.

Sobre el valle de Calingasta (sudoeste de San Juan) existen dos reservas con Monte abajo, Puna en un sector intermedio y Altoandina en lo más alto. Una de ellas es privada y la Reserva Natural Estricta El Leoncito, de 76.000 ha, sobre la Sierra de Tontal (Precordillera Sanjuanina). Otra reserva privada reconocida por el gobierno provincial de San Juan es Don Carmelo, con 22.000 hectáreas sobre la Sierra del Tigre, en la Precordillera.

Muchos de estos parques poseen sitios arqueológicos.

En esta región se encuentran las montañas más altas de América. Se destaca el cerro Aconcagua, resguardado en el respectivo Parque Provincial en el noroeste de Mendoza, incluyendo lagunas como la de Los Horcones. Otro cerro importante es el Mercedario, aún desprotegido. Al sur de este lugar se encuentra la antigua Estancia Los Manantiales, de aproximadamente 400.000 hectáreas, en la actualidad en poder del Ejército. Esta área tiene grandes atractivos para ser convertida en reserva por contar con grandes humedales de altura y los pastizales utilizados por pastores transhumantes, cuyo accionar descontrolado en las nacientes de los ríos de montaña se podría regular dentro de reservas de uso multiple.

Se considera que posee una cobertura satisfactoria con respecto a la superficie incluida en áreas protegidas (15,8%) aunque la superficie con protección estricta supera apenas el 1%.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

El manejo tradicional de la ganadería en la montaña, muchas veces nómade, agudiza la degradación de los sectores con mejores pasturas y disponibilidad de agua, como ocurre en general en los pastizales de altura y en particular en torno a las vegas o "ciénagas". El despoblamiento generalizado y la falta de vigilancia, facilitan los excesos de cazadores y pescadores, y ahora de motociclistas. La introducción descontrolada de peces exóticos ha puesto en peligro la biota original (muchas veces endémica) de los ambientes acuáticos.


9. Puna

Una de las grandes singularidades biogeográficas de América del Sur es el típico desierto de altura: la Puna. Las altipampas cordilleranas, cobran un especial interés biológico por la presencia de una flora y fauna adaptadas al clima riguroso, con endemismos numerosos.

Esta unidad se ubica en el altiplano que se extiende entre los dos brazos en que se abre la Cordillera Andina entre los paralelos 15 y 27 de latitud sur. Forman esta región extensos bolsones, aparentemente llanos, separados por cadenas montañosas y bordeados por la Cordillera Real al este y la Cordillera de los Andes al oeste. En Argentina, ocupa las altas montañas y mesetas del noroeste, desde el límite con Bolivia hasta el norte de Mendoza. En su porción norteña se encuentra entre los 3.400 y los 4.500 m s.n.m. descendiendo hasta los 2.000 m s.n.m. en la provincia de Mendoza.

El clima es frío y seco, con una gran amplitud térmica diaria, lluvias estivales y falta de nieve durante casi todo el año. Las lluvias disminuyen de norte a sur y de este a oeste, desde cerca de 700 mm a menos de 50 mm en la región de los grandes salares.

Los suelos son inmaduros, muy pobres en materia orgánica, frecuentemente arenosos o pedregosos.

El tipo de vegetación dominante es la estepa arbustiva, lo cual la diferencia en su fisonomía con la vegetación típica altoandina que por lo general es herbácea. Está formada por matas de 40 a 150 cm de altura, entre las cuales el suelo está desnudo la mayor parte del año. También hay estepas herbáceas y vegas en suelos más húmedos (similares a las altoandinas y patagónicas), estepas halófilas, sammófilas y bosques abiertos de queñoa (Polylepis tomentella), formación típica de la Puna y la única que llega a formar bosques.

En general existe una estrecha relación entre la Puna y las otras dos unidades constituyentes del dominio biogeográfico andinopatagónico: la estepa patagónica y el altoandino. Muchos géneros vegetales dominantes en Patagonia son comunes a ambas unidades, pero pocos son los puneños que faltan en esta; en cambio son numerosos los géneros patagónicos que faltan en la Puna.

La fauna, a pesar de la rigurosidad climática, cuenta con 50 especies de mamíferos y 70 de aves.

Areas Protegidas

La Puna junto a la unidad Altoandina cuenta con las más extensas áreas naturales protegidas de la Argentina, con superficies que van desde 700.000 hasta casi 1.500.000 ha. En general estas reservas tienen una dispar instrumentación, careciendo, a veces, de guardaparques y apoyo técnico y logístico.

Se trata de sitios de belleza paisajística imponente, donde la observación de grandes animales silvestres puede resultar factible y en grandes números. Así algunos llanos de altura de San Guillermo concentran cientos de vicuñas dispersas en pequeños grupos, a lo cual debe sumarse la posibilidad de apreciar manadas con varias docenas de guanacos, y suris cordilleranos.

Uno de los humedales puneños más importantes es la Laguna de Pozuelos (Jujuy), hoy amparada en el sistema de parques nacionales con la categoría de Monumento Natural y abarcada dentro de una superficie más extensa en una Reserva de la Biosfera.

El distrito austral de la Puna está representado en el Refugio Privado de Vida Silvestre Los Morrillos y en la Reserva Natural Estricta El Leoncito (ambas en San Juan), que poseen estepas arbustivas con cactáceas columnares bajas y poblaciones en recuperación de suris cordilleranos.

Posee una cobertura satisfactoria (26,5%) respecto a la superficie dentro de áreas protegidas, pero menos del 1% de protección estricta.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Favorecida por su aislamiento geográfico, inaccesibilidad, escasos recursos económicos de valor e inhospitalidad para la vida humana, esta unidad, junto con la Altoandina, se ha autoconservado a lo largo de los siglos.

Si bien la actividad humana es bastante puntual, el sobrepastoreo con ovinos y la extracción desmedida para leña de queñoa causan deterioros ambientales a nivel local, facilitando los procesos erosivos.

Entre las actividades económicas de mayor impacto ambiental y en pleno desarrollo en la unidad, se encuentra la minería. Su accionar negativo sobre la Puna se da por la transformación del paisaje debido a la gran remoción de terreno (minas a cielo abierto), y la posibilidad de contaminar los escasos y singulares cursos de agua con sustancias altamente tóxicas.


10. Estepa patagónica

Se trata de una vasta meseta escasamente poblada. La vida silvestre que se desarrolla en esta eco-región se asemeja en buena medida a la presente en las altas montañas. Sin embargo, su variado relieve y el contacto con las unidades vecinas le confieren a la estepa patagónica una particular riqueza biológica.

La Estepa o Provincia Patagónica, es una de las regiones fitogeográficas continentales más australes de Sudamérica. Siendo casi exclusiva de la Argentina, abarca el centro-oeste de Mendoza, oeste de Neuquén y Rio Negro, practicamente la totalidad de Chubut y Santa Cruz y nordeste de Tierra del Fuego.

El relieve está representado principalmente por mesetas, elevaciones de escasa altitud, valles, cañadones y llanuras. El clima es templado-frío y seco, con fuertes vientos del oeste, nevadas en invierno y heladas durante casi todo el año.

La vegetación es baja y achaparrada. La estepa arbustiva es el tipo predominante en este ambiente además de las estepas de herbáceas y halófilas. Las matas hemisféricas en cojín, son muy representativas pudiendo hallarlas en casi toda la ecorregión.

Areas Protegidas

Las áreas protegidas con las que cuenta esta unidad son escasas. Posee dos de jurisdicción nacional: el Parque Nacional Laguna Blanca (Neuquén) y el Monumento Natural Bosques Petrificados (Santa Cruz). El primero conserva importantes ambientes acuáticos de la zona con grandes concentraciones de aves acuáticas, y la presencia de especies de anfibios endémicos. En Bosques Petrificados se protege un rico yacimiento paleontológico, con enormes ejemplares de araucarias, y varios sitios arqueológicos; además el área tiene una muestra de la estepa patagónica cuya superficie se ha ampliado recientemente a algo más de 60.000 hectáreas.

También existen otras áreas protegidas de jurisdicción provincial aunque en la mayoría con escasa implementación. La Reserva Laguna Llancanelo (Mendoza) es de singular importancia por la gran concentración y nidificación de aves acuáticas.Es uno de los siete lugares más importantes de Argentina que albergan aves acuáticas. La Reserva El Payén, también en el sur mendocino, cuenta con un imponente paisaje volcánico y con un alto valor científico, reflejado esto último en parte en el hallazgo de reptiles endémicos.

La Reserva Provincial Meseta de Somuncura, que protege en parte la Estepa Patagónica, es interesante por su geomorfología y especies florofaunisticas endémicos.

Esiste otra área provincial en Península Valdés (Chubut) que abarcan tanto sectores de estepa como de litoral marino.

Los parques nacionales Lanín, Nahuel Huapi, Los Alerces, Perito Moreno y Los Glaciares tienen parte de sus superficies con ambientes de estepa patagónica (distrito subandino) y su ecotono con los bosques; andino-patagónicos.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

La ganadería ovina extensiva con manejo tradicional produce sobrepastoreo, lo cual sumado a la escasa cobertura vegetal, la fragilidad del terreno, los fuertes vientos y las dificultades para difundir las medidas para la conservación de los suelos provocan importantes procesos erosivos de difícil solución en el corto plazo.

Otros problemas son los procesos locales de caza, furtiva, de animales peleteros; el uso de cebos tóxicos (estricnina por ejemplo) de gran poder residual para eliminar los carnívoros silvestres que atacan el ganado; la contaminación por residuos de la explotación petrolera, como las piletas a cielo abierto donde se detectó la muerte de miles de aves acuáticas a principios de la década del 90.


11.Bosque subantártico

El Bosque Subantártico o Bosques Andino-Patagónicos se extienden como una estrecha franja recostada sobre el macizo cordillerano desde el norte de Neuquén hasta Tierra del Fuego e Isla de los Estados. Se caracteriza por el gran número de especies exclusivas de estos bosques.

El relieve es abrupto y escarpado, representado por montañas, valles glaciarios, cursos de agua con pronunciada pendiente y salpicado por numerosos lagos. El clima es templado a frío y húmedo con copiosas nevadas invernales y heladas durante casi todo el año. Las precipitaciones varían disminuyendo de Oeste a Este de 4.000 mm a 800 mm.

La formación florística dominante es el bosque, que varía en especies y altitud con respecto al mar de norte a sur. Está compuesto de árboles homogéneamente espaciados y a veces acompañado de un denso arbustal.

El paralelo 47 define un límite con dos tipos de vegetación. Hacia el norte, con mayores precipitaciones y biodiversidad, predomina el Coihue como especie forestal, junto con el Alerce, el Ñire, la Lenga y el Raulí. Los bosques se extienden hasta la línea de nieve permanente. En la zona de Neuquén desarrollan asociaciones puras de Pehuén (Araucaria araucana). En el bosque valdiviano predomina el Coihue. La biodiversidad es importante y presenta un rico sotobosque formado por bambúceas y helechos.

El bosque magallánico en Santa Cruz es más pobre en especies predominando el guindo y la lenga. En Tierra del Fuego abundan la zonas deprimidas, propicias para la difusión de la turberas, con musgos, líquenes y diferentes tipos de herbáceas.

Coronando la cordillera de los Andes desde Neuquén a Tierra del Fuego, existe una vegetación rala de retorcidos arbustos y gramíneas. Mientras que en el norte comienza a 2.000 m s.n.m., más allá del Bosque, en Tierra del Fuego aparece a 500 m s.n.m..

El Bosque Subantártico cuenta con diversos endemismos faunísticos y florísticos

Areas Protegidas

El Bosque Subantártico es uno de los biomas argentinos mejor conservado. Esto en parte se debe a la gran cantidad de hectáreas que se hallan protegidas en los parques nacionales cada uno de los cuales tienen algunas singularidades que los distinguen del resto. El Parque Nacional Lanín (Neuquén) posee la única muestra dentro del sistema de bosques de pehuenes y el volcán homónimo de gran belleza paisajística; Nahuel Huapi (Neuquén y Río Negro) tiene un variado conjunto de lagos y sitios arqueológicos e históricos de gran trascendencia ecoturística; Los Arrayanes (Neuquén) contiene un vistoso bosque de arrayanes (Luma apiculata); Lago Puelo (Chubut) Los Alerces (Chubut) es uno de los más espectaculares parques nacionales de los bosques andino-patagónicos, con gran variedad de lagos rodeados de bosques e imponentes ejemplares de alerces milenarios; Perito Moreno (Santa Cruz) ha resultado de particular interés por los yacimientos arqueológicos encontrados; Los Glaciares tiene el magnifico glaciar Perito Moreno; y Tierra del Fuego posee tanto bosques como ambientes acuáticos marinos y continentales con una parte del Lago Fagnano.

Lanín, Nahuel Huapi, Los Alerces y especialmente Lago Puelo resguardan las puntuales apariciones en la Argentina de la Selva Valdiviana.

La superficie protegida representa el 32,6% y la que posee protección estricta el 28,7%.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

La tala del bosque para habilitar tierras a la agricultura (puntualmente) y, en forma extensiva, a la ganadería, la extracción de los ejemplares forestales más valiosos y los fuegos excesivos, tradicionalmente utilizados para eliminar el bosque, son los principales problemas de conservación de este bioma.

El pastoreo de vacunos limita el desarrollo forestal, sin comportamiento adecuado para el manejo integral de recursos.

En cuanto al fuego, debe comentarse que es un factor de degradación recurrente hasta el día de hoy dentro de los parques nacionales, aunque se ha mejorado sustancialmente en la prevención luego de varias décadas de campañas educativas y en su control por personal capacitado todavía afecta periódicamente a importantes superficies.

Un problema que se ha generalizado en la región, tanto dentro como fuera de áreas naturales protegidas, es el impacto de las especies exóticas. Resultan particularmente abundantes en ciertos sectores varios cérvidos, el jabalí (Sus scrofa) y la liebre europea (Lepus europaus); en Tierra del Fuego el castor (Castor canadiensis) causa notables cambios inundando el bosque vecino a los cursos de agua. En los ambientes acuáticos de toda la unidad se han liberado peces exóticos para fomentar la pesca deportiva, por ejemplo varias especies de truchas, produciendo cambios no del todo analizados sobre la biota nativa. Las plantas son otro componente notorio de este elenco foráneo, destacándose la rosa mosqueta (Rosa rubiginosa) que invade las abras y bordes del bosque.

En algunos lugares, la urbanización no planificada y la sobrecarga turística puede afectar negativamente sitios silvestres de fácil acceso y gran potencial educativo, incluso dentro de áreas naturales protegidas.

Los numerosos ríos y arroyos caudalosos que atraviesan los bosques subantártico han sido aprovechados para generar energía hidroeléctrica, ubicándose en general las represas fuera de esta unidad. Sin embargo, hay un antecedente que tuvo gran impacto en estos bosques: el embalse del Futalaufquen (Chubut), inundando una amplia superficie boscosa.


12.Delta del Paraná

Esta región está formada por montes, pajonales y lagunas que se ubican dentro de una intrincada red de ríos, riachos y arroyos. Las condiciones particulares de su clima permiten la aparición de especies y formaciones subtropicales que bajan por los ríos Paraná y Uruguay; estos a su vez, constituyen las principales fuentes de sedimentos que originan un continuo crecimiento del Delta. En la actualidad conforma uno de los grandes refugios silvestres que aún subsisten en la Argentina.

El Delta del Paraná es un vasto mosaico de ambientes ligados a la dinámica fluvial reciente y actual de este gran río. Está ubicado aguas arriba de la desembocadura del Paraná en el estuario del Plata, en el centro-este de la Argentina.

Desde el punto de vista de la biodiversidad merece ser considerado como una unidad aparte, aunque no posea muchos endemismos, ya que su intrincada combinación de ecosistemas acuáticos, bosques y pastizales representa un enclave de alta diversidad, con notables ingresiones subtropicales, enmarcado en la templada región pampeana. Esta última, naturalmente más homogénea y no tan diversa, presenta hoy la mayor densidad de población humana del país, y el máximo grado de modificación de los ambientes silvestres.

Las islas con vegetación son bajas, en forma de cubeta, ya que poseen un estrecho albardón en el borde y una depresión central. Otros sectores corresponden a fases anteriores de la acción fluvial, presentan menos cursos de agua activos, e islas muy inundables por lluvias o creciente. Los suelos se desarrollan sobre materiales aluviales, arenas eólicas o bien sedimentos marinos. Los más extendidos son suelos hidromórficos, en los cuales la capa freática alta limita la aireación de las raíces.

El clima es templado y húmedo, con precipitaciones distribuidas a lo largo del año. Las marcas térmicas extremas se ven atemperadas ligeramente por la influencia fluvial.

Las particulares condiciones ecológicas del Delta hacen que los pastizales (naturalmente predominantes en la vecina región pampeana) no sean comunes. Se encuentran en ciertos sectores del Delta medio o superior. Las comunidades con mayor cobertura corresponden a los pajonales, netamente palustres, que se desarrollan especialmente en las depresiones centrales de las islas. En sitios ligeramente más elevados crecen bosques abiertos de seibo con sotobosque de pajonal. Existen dos tipos de comunidades arbóreas: los bosques , ubicadas en el Delta superior y medio, formadas por distintas especies dominantes, y la selvas ribereñas, conocida en la región como Monte Blanco, que presenta una fisonomía más intrincada, con abundantes enredaderas y epifitas. Son bosques con estrato arbóreo multiespecífico, ubicados sobre los albardones del Delta inferior.

La presencia de muchas de las especies florísticas mencionadas refleja influencias biogeográficas de tipo subtropical, manifestadas gracias a los corredores que acompañan a las grandes vías fluviales. Los pajonales y matorrales palustres, al igual que muchas comunidades acuáticas, guardan parecido en su fisonomía y composición con los del Chaco Oriental. Pueden considerarse como otras ingresiones chaqueñas los bosques de sauce criollo y aliso del río. Los pastizales del Delta superior representan entradas de la Provincia Pampeana.

La fauna del Delta es particularmente rica en comparación con la pampeana, ya empobrecida, a causa de las influencias biogeográficas mencionadas, la variedad de ambientes, y la presencia de refugios naturales de difícil acceso para el hombre. Son comunes las aves acuáticas, y varias garzas.

El Delta conserva poblaciones prácticamente aisladas de ciertas especies faunísticas valiosas, por lo que su conservación reviste importancia nacional.

Por su complejidad ambiental, la existencia de sectores inaccesibles, y su régimen de disturbios naturales, el Delta en su conjunto actúa como un refugio importante de flora y fauna autóctonas. Algunos ambientes silvestres subsisten en numerosos parches de distintos tamaños. En cambio, las comunidades que se asientan sobre las escasas tierras relativamente altas han sufrido severos procesos de modificación o degradación.

Areas Protegidas

Sólo dos pequeñas áreas naturales protegidas pueden considerarse mínimamente implementadas en el Delta. Ambas unidades de conservación pueden ampliar sus superficies mejorando la representatividad de la naturaleza resguardada., lo cual es altamente prioritario ya que agregaría un rico bosque del espinal entrerriano ausente en el actual parque nacional.

Si bien existen nominalmente otras unidades de conservación en la región, su grado de control es escaso.

Un importante sector de tierras fiscales aparentemente bien conservadas en Entre Ríos se erige como una de las pocas oportunidades para concretar un área protegida de gran superficie en la región.

El grado de cobertura es precario (0,6% de la superficie en áreas protegidas) y posee menos del 1% de la superficie con protección estricta.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Los problemas más serios son: las obras hidroeléctricas del Paraná y el Uruguay, que modifican su régimen; el reemplazo de la vegetación nativa por forestaciones; el endicamiento y drenaje de zonas inundables, y las obras de infraestructura, como puentes y caminos. A escala local figuran la caza y pesca de subsistencia y comercial; la invasión de especies vegetales exóticas; la erosión de las costas por la navegación de grandes buques, y la contaminación industrial y urbana.

Nuevos proyectos de desarrollo en estudio pueden significar amenazas serias para los sistemas naturales. Tal es el caso de la Hidrovía Paraná-Paraguay y el complejo vial Buenos Aires-Colonia o grandes proyectos inmobiliarios que se están radicando en la zona.


13. Litoral marino

La plataforma continental de la República Argentina es una de las más extensas del mundo con cerca de 940.000 km2. El litoral marítimo argentino presenta una alta diversidad biológica con un importante grado de endemismos.

A lo largo de estas costas se observan grandes concentraciones de aves y mamíferos marinos coloniales. Asimismo, existen varios sitios de relevancia internacional para el descanso y alimentación de aves migratorias. Las productivas aguas costeras permiten también la existencia de importantes zonas de concentración reproductiva y/o crianza de peces y crustáceos y, en algunas localidades se observan extensas praderas de macro algas y bancos sub-mareales de moluscos. Estas características hacen que la costa argentina sea de gran interés para la conservación y para las economías locales y regionales

Areas Protegidas

Fueron propuestos para incorporarse al sistema de parques nacionales: La Bahía de Samborombón, que atrae la atención de numerosas especies de animales acuáticos que realizan su ciclo reproductivo o migran para alimentarse aprovechando la inmensa cantidad de nutrientes que vierte el río de la Plata y la zona de Punta Rasa y Albufera Mar Chiquita, de vital importancia para las aves migratorias que provienen del Hemisferio Norte y que utilizan estas zonas como centros de descanso y alimentación para continuar su migración periódica;

Existen además los estuarios de los ríos Colorado y Negro, ambientes singulares donde habitan especies particulares que soportan los cambios bruscos de la salinidad del agua, la Península de Valdés y alrededores, lugar que reúne las condiciones óptimas para la cría y reproducción de numerosos mamíferos marinos como la ballena franca, los elefantes y lobos marinos; Punta Tombo y Bahía Camarones, lugares especificos que elige el Pingüino magallánico, luego de realizar su migración periódica desde el sur del Brasil, como centro de reproducción.; la Bahía San Sebastian, zona con importante concentración de Cetáceos menores que se acercan al lugar para alimentarse y la Bahía Policarpo y alrededores, zona con numerosos asentaderos de mamíferos marinos, como los lobos de un pelo, que utilizan las playas de canto rodado para reproducirse; también abundan en el lugar aves acuáticas.

Causas del estado actual de la biodiversidad.

Las actividades productivas industriales, petroleras y el propio desarrollo urbano generan frecuentemente situaciones de degradación ambiental.

La pesca abusiva es uno de los principales problemas, pero de difícil evaluación por las deficiencias en el control y toma de información.

La sobre-explotación afecta a la mayoría de los recursos pesqueros de la región, habiendo claros indicios como caída de biomasa, de rendimiento, disminución de tallas medias en los desembarques, disminución de población desovante, etc. Este fenómeno tiene un enorme impacto económico y ha obligado recientemente a aumentar las restricciones a fin de proteger al recurso.

Los artes de pesca más difundidos son los no selectivos, particularmente el arrastre. No se conoce con precisión el impacto de los mismos sobre el ambiente marino, aunque hay evidencias indicando que el mismo es negativo e importante. Asimismo, se afecta a otras especies que actualmente no tienen valor comercial y se descartan ("by catch").

Los efectos colaterales de la actividad también se mencionan como factores a tener en cuenta, por ejemplo los desperdicios orgánicos (peces descartados) e inorgánicos arrojados al mar y la captura accidental de especies no buscadas, como mamíferos (delfines, lobos marinos, etc.) y reptiles (tortugas) marinos.

Los accidentes de buques petroleros han ocasionado notorios casos de contaminación, llegando a las playas y afectando a mi les de aves y mamíferos marinos.

En algunas zonas, un importante desarrollo urbano que implica la ocupación desordenada de la costa, la alteración del sistema de médanos, y un importante aumento de la cantidad de efluentes urbanos e industriales, así como derrames de hidrocarburos que son vertidos con tratamientos insuficientes o inadecuados, lo que provoca la degradación del sistema por contaminación. Estas prácticas reducen la calidad del habitat de muchas especies y afectan directamente a la pesca y al ecoturismo.

La sobrecarga turística sobre sitios silvestres puede ser un factor negativo si no hay un control efectivo. Ello podría resultar crítico para las especies más sensibles cuando son afectadas durante su apareamiento y cría, por ejemplo aves costeras de nidificación colonial y la ballena franca austral.

Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
San Martín 451 • C1004AAI  C. de Buenos Aires • Argentina • Tel (54) (11) 4348 8200 • Fax (54) (11) 4348 8300

Diseño y desarrollo del sitio:  Sistema de Información Ambiental Nacional

  Optimizado para resolución 800 x 600   e  Internet Explorer 4 ó superior