Organización Marco legal Acuerdos internacionales Programas y proyectos
Acuerdos Internacionales

Cumbre de las Américas sobre Desarrollo Sostenible
Santa Cruz de la Sierra, Bolivia
7 al 8 de diciembre de 1996

Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral
¿Qué es el CIDI?
La Organización de los Estados Americanos es la organización regional más antigua del mundo. Una de sus misiones principales ha sido la de promover la cooperación técnica y fomentar el progreso socioeconómico en el Hemisferio. Recientemente, la Organización ha experimentado una reforma y redefinición tanto de su misión como de su estructura, incluyendo el mandato de promover la cooperación multilateral en las Américas. Una nueva filosofía de cooperación solidaria para regir los programas y políticas de cooperación multilateral ha reemplazado la forma de asistencia técnica tradicional que caracterizó a las organizaciones internacionales y a los programas de ayuda de los países donantes en las tres primeras décadas de desarrollo internacional de la pos guerra.

En los 70 y 80, la comunidad internacional comenzó a revisar el concepto de cooperación técnica debido a la convicción existente que este y otros instrumentos de asistencia para el desarrollo implican una relación desigual entre donantes y receptores de recursos. El modelo de asistencia estaba basado en un concepto económico que suponía que el desarrollo básicamente involucraba la transferencia de recursos de países "que tienen" a países que "no tienen", e ignoraba la noción de cooperación. Los proyectos y programas eran en su mayoría impulsados por los donantes de recursos, haciendo así que las prioridades y acciones de los donantes sean impuestas al receptor, sin necesariamente responder a las necesidades de los países en desarrollo. Esto ha resultado a menudo en la duplicación de esfuerzos y competencia entre instituciones donantes. Adicionalmente, los proyectos eran implementados con expertos "expatriados" en vez de con expertos locales y no se enfatizaba el concepto de autonomía, fortalecimiento de las capacidades nacionales y auto sustentabilidad.

Gradualmente, ha comenzado a emerger una nueva definición de la cooperación, en la cual la relación tradicional entre donante y receptor ha sido reemplazada por una nueva modalidad de participación y asociación que enfatiza la acción conjunta a lo largo del ciclo de desarrollo. Los programas y proyectos son ahora determinados por los receptores, lo que significa que las necesidades son definidas por los gobiernos locales en vez de por las agencias cooperantes. El objetivo fundamental se ha convertido en mejorar la capacidad endógena para que así los pueblos logren su propio desarrollo sostenible.

En el marco de la OEA, esta nueva cara de la cooperación está personificada en el Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CIDI), creado en 1996 luego de un proceso de formación de consenso que reconcilió los diferentes niveles de desarrollo entre los 34 estados miembros de la Organización. Reflejando las características específicas del hemisferio, este nuevo enfoque de la cooperación para el desarrollo tiene algunas características que son únicas a la OEA y a la vez la diferencian de otras instituciones de cooperación para el desarrollo. Cooperación para el desarrollo en la OEA enfatiza actividades multilaterales llevadas a cabo dentro de las ocho áreas prioritarias. Debido a las limitaciones de recursos existente, se han desarrollado criterios rigurosos para permitir a los estados miembros evaluar la calidad de las propuestas de proyectos presentadas. Esto ha generado competencia entre las propuestas de cooperación por lo cual se requiere la colaboración entre los países a fin de desarrollar nuevos mecanismos capaces. El CIDI tiene el potencial para jugar un papel pivotal en la creación de una agenda compartida para el desarrollo en el hemisferio, y así alentar la creación de una comunidad integrada de naciones.

volver

La OEA y la cooperación para el desarrollo
Según la Carta de la OEA, el desarrollo económico y social de los países de las Américas ha sido una de las metas centrales de la Organización desde su creación en 1948. La Secretaría de la OEA actuó tradicionalmente como entidad de asistencia técnica multilateral, dedicándose a la planificación y administración de una variedad de proyectos y programas nacionales y multinacionales en varios sectores.

Esta función ha evolucionado con el transcurso del tiempo. Ahora otorga cada vez más énfasis a la naturaleza integral del desarrollo como puente entre las esferas económica, social, ambiental y política.

Los miembros de la OEA concordaron en que la meta final del desarrollo integral es ayudar a superar la pobreza extrema en las Américas, realzando de este modo la promoción y consolidación de sus democracias y sus instituciones.

Para poder ser sostenible, ese desarrollo se basa cada vez más en el concepto de solidaridad y acción cooperativa entre los Estados miembros de la OEA mediante relaciones de asociación.

En estas asociaciones, la OEA actúa como catalizador y facilitador, empleando una variedad de instrumentos que movilizan recursos humanos, técnicos y financieros.

Esta acción reconoce la naturaleza endógena del desarrollo. Complementa las políticas y los programas que cada país define de conformidad con sus propias prioridades y la manera en la que estipula la participación de todos los sectores de su población en el proceso de desarrollo.

Todos los países de las Américas, independientemente de su nivel de desarrollo, participan activamente en estas asociaciones de acuerdo con su igualdad jurídica y el principio de respeto mutuo. No obstante, se presta especial atención a la acción que beneficie a quienes más necesitan de la cooperación para el desarrollo.

La OEA se focaliza en las esferas en las que tiene ventaja comparativa, donde sus instrumentos pueden emplearse con eficacia y donde puede complementar la labor de otras instituciones de desarrollo. En consecuencia, su misión no es estrictamente la de una entidad multilateral de asistencia técnica.

En su lugar, la OEA actúa como un foro para el diálogo interamericano sobre temas de cooperación, fortalecimiento institucional y promoción de intercambio de conocimientos y experiencias, en especial para ayudar a identificar la oferta y la demanda de recursos de cooperación.

Es para alcanzar todos estas nuevas metas que se ha creado el Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CIDI).

¿Qué es el CIDI?
El CIDI constituye un foro para el diálogo político y técnico interamericano y un sistema para promover nuevas formas de acción conjunta para el desarrollo.

El CIDI como órgano político

El CIDI es un órgano de decisión compuesto por un representante, a nivel ministerial o equivalente, de todos los Estados miembros de la OEA. Está bajo la autoridad de la Asamblea General. Su meta es promover el desarrollo integral en las Américas mediante la cooperación entre los países. Fue creado en 1996 mediante una enmienda a la Carta de la OEA.

Sus sesiones tienen el carácter de reuniones anuales ordinarias, pero también pueden ser sesiones especiales o reuniones sectoriales para tratar temas específicos relacionados con su meta. Estas reuniones del Consejo pueden ser convocadas por la Asamblea General, por las reuniones de consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA o por el propio CIDI.

Una comisión ejecutiva, integrada por las misiones de los Estados miembros de la OEA, actúa en nombre del CIDI para asegurar la ejecución de sus decisiones en forma coordinada y para aprobar las actividades de cooperación de conformidad con los mandatos acordados.

Para que le ayuden en su labor el CIDI crea otras comisiones especializadas. En la actualidad hay tres comisiones: una comisión especial sobre comercio, una comisión de desarrollo social y una comisión interamericana para el desarrollo sostenible. En un futuro próximo se crearán otras comisiones según las necesidades prioritarias de políticas, que defina el Consejo o la Asamblea General.

Dentro de la Secretaría General de la OEA, una Secretaría Ejecutiva para el Desarrollo Integral presta apoyo al Consejo y a todos sus órganos subsidiarios, específicamente con respecto a la planificación y la coordinación de diálogos sobre políticas, intercambio de conocimientos y experiencias, y gestión de las actividades de cooperación acordadas.

Otras entidades especializadas de la Secretaría General también apoyan a los Estados miembros en la formulación de políticas de cooperación y creación de asociaciones en las esferas de promoción de la democracia, reforma judicial, desarrollo social y educación, comercio, medio ambiente, turismo, cultura, y ciencia y tecnología.

El CIDI como sistema para promover nuevas formas de cooperación

Para promover la cooperación en el marco del CIDI, los Estados miembros apoyan actividades destinadas a fortalecer el diálogo sobre políticas en el hemisferio, ampliar el intercambio de conocimientos y experiencias en esferas prioritarias del desarrollo, y facilitar la acción conjunta y complementaria por parte de los países, sus instituciones, así también como con la comunidad internacional.

Para la realización de estas actividades el CIDI tiene la responsabilidad de elaborar un Plan Estratégico de Cooperación para la aprobación de la Asamblea General, así como el formular las políticas, los planes y los programas sectoriales que se le ha encomendado.

El CIDI también prepara el presupuesto para el financiamiento de los programas de cooperación de la OEA, supervisa su ejecución, evalúa resultados y establece relaciones con otras instituciones nacionales e internacionales de cooperación.

volver

¿Cómo funciona el CIDI?
El marco de política en virtud del cual funciona el CIDI lo establecen los mandatos de la Asamblea General, los cuales incorporan acuerdos que la Asamblea General ha encomendado al Consejo, provenientes de las Cumbres de presidentes y jefes de estado y otras reuniones ministeriales de gobiernos del hemisferio, así como los mandatos globales de las Naciones Unidas y otros foros que han sido suscritos por sus Estados miembros.

El CIDI incorpora estos mandatos a su Plan Estratégico que contiene programas interamericanos y otras acciones regionales.

En el marco de la OEA, la cooperación para el desarrollo auspiciada por el CIDI se concentra en ocho esferas:

desarrollo social y generación de empleo productivo
educación
diversificación e integración económicas, apertura comercial y acceso a mercados
desarrollo científico e intercambio y transferencia de tecnología
fortalecimiento de las instituciones democráticas
desarrollo sostenible del turismo
desarrollo sostenible y medio ambiente
cultura

El financiamiento de las actividades de cooperación de los programas aprobados en cada una de estas esferas proviene de:

- el presupuesto ordinario de la OEA, en apoyo de las reuniones intergubernamentales para el diálogo sobre temas de cooperación;

- un fondo especial multilateral, el FEMCIDI, que financia directamente la ejecución de las actividades del programa. El FEMCIDI recibe sus fondos de contribuciones voluntarias de los Estados miembros de la OEA;

- fondos asignados a usos específicos, que se reciben de países que tienen la categoría de observadores oficiales en la OEA, otros miembros de las Naciones Unidas, e instituciones internacionales, regionales o nacionales, ya sean de índole gubernamental o no gubernamental.

- el estatuto del FEMCIDI y otros fondos específicos establecidos en la estructura y funcionamiento para el uso de dichos recursos y la participación de contribuyentes dentro del CIDI y sus órganos subsidiarios.

- Las operaciones del FEMCIDI son controladas por la Comisión Ejecutiva Permanente con el apoyo de la Secretaría Ejecutiva.

¿A quiénes se dirigirá el CIDI en busca de asociados?
En los Estados miembros:

- A todas las instituciones nacionales que deseen ser partícipes de la cooperación. Cada gobierno designa una instancia central de enlace para todos los asuntos relacionados con el CIDI. En algunos Estados miembros existen entidades de cooperación con el mandato específico de promover la cooperación horizontal entre los países de las Américas. La OEA tiene oficinas nacionales en cada país.

En los Estados observadores permanentes de la OEA:

- A los ministerios de gobierno y entidades de cooperación que deseen trabajar con la OEA.

En el sistema interamericano:

- A los institutos autónomos, las comisiones y otras organizaciones, como por ejemplo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Instituto Interamericano del Niño (IIN), la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), el Instituto Indigenista Interamericano (III), la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL), y la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD).

En las instituciones subregionales hemisféricas:

- A las instituciones intergubernamentales y bancos regionales de desarrollo con mandatos para promover la cooperación e integración en el Caribe, en América Central, en la Región Andina y en el Cono Sur.

En otras redes hemisféricas:

- A varias secretarías compuestas por miembros gubernamentales o no gubernamentales que se han creado para fomentar la cooperación entre países en áreas prioritarias específicas.

Instituciones del sistema de las Naciones Unidas:

- El Banco Mundial, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y otras entidades especializadas de las Naciones Unidas, como el PNUD, UNICEF, el PNUMA y otras.

Otras organizaciones interesadas en formar asociaciones de cooperación con la OEA:

- Organizaciones sin fines de lucro como fundaciones, asociaciones profesionales, instituciones de educación superior y órganos dedicados a estudios de investigación de políticas y defensa que trabajan en las esferas prioritarias de la cooperación de la OEA.

Dentro de la Secretaría General de la OEA, la Secretaría Ejecutiva para el Desarrollo Integral tiene la responsabilidad de promover estas relaciones. Otras entidades de la Secretaría de la OEA que pueden servir de homólogos en esferas específicas son:

- la Unidad para la Promoción de la Democracia
- el Departamento de Cooperación Jurídica
- la Unidad de Comercio
- la Unidad de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente
- la Unidad de Desarrollo Social y Educación
- la Unidad Intersectorial de Turismo
- la Oficina de Ciencia y Tecnología
- la Oficina de Cultura
- el Departamento de Becas

volver

Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
San Martín 451 • C1004AAI  C. de Buenos Aires • Argentina • Tel (54) (11) 4348 8200 • Fax (54) (11) 4348 8300

Diseño y desarrollo del sitio:  Sistema de Información Ambiental Nacional

  Optimizado para resolución 800 x 600   e  Internet Explorer 4 ó superior