Buscar 

Organización Marco legal Acuerdos internacionales Programas y proyectos
Gacetillas de prensa, Noticias de medios, Boletines...
Evalúan el estado de contaminación del suelo y del agua subterránea en Santiago del Estero, donde se encuentra enterrado el gamexane

Gacetilla 

8-8-2002

Vista del sitio del enterramiento tóxico mostrando sus limites aproximados.
En primer plano, sitio del enterramiento. Al fondo, la estación del ferrocarril.
Excavación para la instalación de un freatímetro.
Freatímetro preparado para su instalación.
Freatímetro instalado (base).
Excavación para extracción de muestra de suelo.
Extracción de muestra superficial de suelo.
Extracción con barreno de muestra de suelo profundo.
Acondicionamiento de muestra de suelo.
Toma de muestra de agua freática.

La Unidad Registro de Residuos Peligrosos, perteneciente a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, cuyo titular es el Ing. Carlos Merenson, ha desarrollado un trabajo de campo, en la localidad de “La Argentina”, provincia de Santiago del Estero, con el fin de evaluar el estado de contaminación del suelo y el agua subterránea del terreno en donde se encontraban enterradas las 30 toneladas del agroquímico del tipo de lindano o gammexane, ubicadas allí clandestinamente en bolsas de polietileno el que fuera volcado en una trinchera de unos diez metros de largo por tres de ancho, y luego cubierto con un escaso espesor de tierra.

El sitio de enterramiento se encuentra a escasos metros de una vía férrea auxiliar, lo que pone de manifiesto que la técnica empleada fue el vuelco directo desde el vagón de ferrocarril.

La profundidad exacta se desconoce, pero la masa enterrada es alcanzada por el agua freática que se encuentra a escasa profundidad, por lo cual las sustancias se encuentran mojadas, formando una masa pastosa.

La acción conjunta de la lluvia y la fluctuación del nivel freático tienden a dispersar la contaminación, afortunadamente, la muy baja solubilidad de los productos y la fracción arcillosa presente en el suelo, restringen la extensión de la pluma de contaminación.

Las sustancias enterradas, cuyo uso fuera prohibido debido a su elevada toxicidad y su baja capacidad de degradación en el ambiente, provocan un estado de permanente contaminación del suelo y el agua subterránea de las inmediaciones del sitio involucrado, siendo prioridad absoluta la eliminación de la fuente contaminante, debido al alto riesgo generado para los habitantes de la localidad.

A este fin, se llevaron a cabo tareas de muestreo y análisis, lo que involucró dos etapas de trabajo, complementadas con el trabajo del laboratorio de análisis para culminar en la interpretación de los resultados obtenidos.

En la primera etapa, personal técnico de la Nación y la provincia concurrieron al lugar para realizar tareas de prospección e instalar freatímetros destinados al monitoreo del agua subterránea.

En la segunda etapa, se procedió al muestreo del suelo y el agua en el entorno inmediato del sitio en donde se hallaron enterrados los plaguicidas contaminantes.

En puntos fijos, elegidos sobre la base de una grilla previamente establecida, fueron tomadas porciones de suelo superficiales y profundas conformando un total de cuarenta muestras para su posterior análisis.

La totalidad de las operaciones fueron realizadas siguiendo ajustadamente lo indicado por las normas de buen procedimiento para asegurar la calidad de los resultados.

Esto involucró instrumental, procedimientos, medios de preservación y transporte de las muestras adecuados al caso.

Los análisis fueron realizados por un reconocido laboratorio estatal y sus resultados permitieron obtener una visión cuantitativa del estado de contaminación del área cercana al sitio en cuestión.

Se confirmó la presencia de plaguicidas del tipo lindano y el DDT, pero las concentraciones halladas fueron, en general, menores de lo supuesto.

Tal resultado no es descabellado y se justifica tanto por la solubilidad muy baja de las sustancias enterradas como por las características arcillosas del suelo que actúan como barrera contra la difusión del contaminante.

Si bien se han desarrollado la serie de estudios citados, no se había arribado a una solución definitiva, es por ello que el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ing. Carlos Merenson, inició gestiones con la Cámara de la Industria Química y Petroquímica de la República Argentina, que luego de una serie de reuniones, culminó con la firma de un acuerdo para el retiro de los residuos tóxicos y peligrosos, el pasado mes de julio, sin costos para el Estado Nacional.


 

Lic. Alfredo Luis Di Salvo
Jefe de Prensa

Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
San Martín 451 • C1004AAI  C. de Buenos Aires • Argentina • Tel (54) (11) 4348 8200 • Fax (54) (11) 4348 8300

Diseño y desarrollo del sitio:  Sistema de Información Ambiental Nacional

  Optimizado para resolución 800 x 600   e  Internet Explorer 4 ó superior