TEXTO ORIGINAL DE LA LEY DE BOSQUES
Ley Nº 2386

RESISTENCIA, Abril 30 de 1979

VISTO:

Lo actuado en el expediente Nº 321/77 del Registro de Proyectos de Leyes de la Fiscalía de Estado y la autorización otorgada por Resolución Nº 2686/78 del señor Ministro del Interior, en ejercicio de las facultades legislativas conferidas por la Junta Militar;

EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DEL CHACO
SANCIONA Y PROMULGA CON FUERZA DE LEY :

ARTÍCULO 1º: Declárase de interés público la defensa, regeneración, mejoramiento y ampliación de los bosques útiles así como la promoción del desarrollo e integración adecuada de la industria forestal y la lucha contra las leñosas invasoras.

ARTÍCULO 2º: Quedan sometidos a las disposiciones de la presente ley todos los bosques y tierras forestales ubicados en jurisdicción provincial; y en modo especial, los bosques protectores y tierras forestales que respondan, por lo menos a una de las especificaciones establecidas en el artículo 6º.

ARTÍCULO 3º: Entiéndese por "bosque", toda formación leñosa natural o artificial y, por "tierra forestal" a la que por su especial aptitud para el aprovecha-miento forestal así sea declarada; por sus condiciones naturales, por su ubicación o constitución, por su clima, por su topografía, por su capacidad de uso y por su economicidad.

ARTÍCULO 4º: Declárase de utilidad pública y pasible de expropiación cualquiera sea el lugar de su ubicación a los bosques clasificados como "protectores", o como "permanentes". La expropiación supra aludida será ordenada en cada caso por el Poder Ejecutivo en el momento en que lo estime oportuno, previos informes pertinentes y el cumplimiento de los requisitos legales en la materia.

CAPÍTULO II

- DE LAS CLASIFICACIONES DE LOS BOSQUES -

ARTÍCULO 5º: Clasifícanse los bosques en:
a) Protectores
b) Permanentes
c) Experimentales
d) Montes Especiales
e) De Producción

ARTÍCULO 6º: Decláranse "Bosques Protectores" a los que por su situación sirvieran, conjunta o separadamente para:
a) Fines de seguridad nacional.
b) Defensa de suelos, de los caminos, de las riberas fluviales, de las orillas de lagos y lagunas, de las islas, de los canales, acequias y embal- ses.
c) Protección y regulación ocasional del régimen de aguas.
d) Fijación de médanos y dunas.
e) Asegurar condiciones de salubridad pública.
f) Resguardo contra la acción de los elementos, vientos, aludes e inundaciones
g) Albergues y protección de especies de la flora y de la fauna, cuya existencia se declare necesaria.

ARTÍCULO 7º: Decláranse "Bosques Permanentes" todos aquellos que por su destino, por la constitución de su arboleda, o por la formación de su suelo deban mantenerse, a saber:
a) Los que forman los parques y reservas.
b) Aquellos en que existieran especies cuya conservación se considere necesaria.
c) Los que se reserven para algún uso de carácter público.
El arbolado de los caminos disfrutará del régimen legal de los bosques permanentes.

ARTÍCULO 8º: Serán considerados "Bosques Experimentales" aquellos que se destinen para estudios forestales y manejos de especies autóctonas o exóticas.

ARTÍCULO 9º: Se entiende por "Bosques Especiales" los de propiedad privada creados con miras a la arborización y ordenamiento de predios destinados a las actividades rurales.

ARTÍCULO 10º: Se consideran "Bosques de Producción" los naturales o artificiales, de los cuales resulte posible extraer periódicamente productos o subpro-ductos comerciales de valor económico mediante un aprovechamiento racional.

ARTÍCULO 11º: Se consideran "Bosques Degradados" los aprovechados irracionalmen- te con anterioridad a la presente ley, masas deterioradas por el estado sanitario deficiente y a las áreas ocupadas por leñosas invasoras improductivas.

CAPÍTULO III

- DEL ORDENAMIENTO Y RÉGIMEN JURÍDICO DE LOS BOSQUES -

ARTÍCULO 12º: A los efectos de compatibilizar la política de bosques y la de tierra, que se rige por la Ley 2107, es prioritaria la transferencia de las tierras forestales y bosques fiscales a la propiedad privada, como medio de asegurar un proceso de desarrollo eficiente, de las actividades agrícolas, pecuarias y forestales, y sobre la base de:
a) Claras normas previas sobre su manejo racional.
b) Del contralor posterior del cumplimiento de esas normas.

ARTÍCULO 13º: El Estado podrá resguardar las áreas boscosas que no sean suscepti ble de transformar en áreas agrícolas de secano o regadío y las que estén comprendidas en los incisos a); b) y c) del artículo 5º.
Estas reservas las podrá liberar para su aprovechamiento, cuando re-sulte de un real interés provincial o la autoridad competente lo considere conveniente.

ARTÍCULO 14º: Es autoridad de aplicación de la presente ley la Secretaría de Estado de Asuntos Agropecuarios de la Provincia.

CAPÍTULO IV

- DE LAS RESERVAS -

ARTÍCULO 15º: La autoridad de aplicación deberá velar para que los recursos foresta- les de la Provincia, públicos y privados, contengan como mínimo reservas globales no menores de VEINTICINCO (25) años de aprovechamiento. Cuando las reservas se aproximen al mínimo se alentará en forma más enérgica aún, la reforestación para equilibrar la oferta y demandas futuras. Las reservas se calcularán teniendo como base el inventario forestal y la extracción de los últimos TRES (3) años más el crecimiento de la demanda. La autoridad de aplicación establecerá reservas con destino a aprovechamiento urbano, recreamiento y usos múltiples, en áreas periurbanas de cada ciudad y pueblo de la Provincia (previsión de pulmones o cinturones verdes ecológicos para cada localidad).

ARTÍCULO 16º: Cuando los recursos globales bajen de VEINTE (20) años, la autori- dad de aplicación queda facultada a prohibir o cuotificar la extracción en los aprovechamientos y/o desmontes en sectores públicos y privados, o adoptar otra medida similar, a través de decreto del Poder Ejecutivo, con fines precausionales para evitar que se excedan los límites que establece la presente ley.

ARTÍCULO 17º: La autoridad de aplicación dispondrá las medidas para que el sector privado realice las reservas que, sumadas a las del Estado, den como resultado lo indicado en los artículos 15º y 16º de la presente ley.

CAPÍTULO V

- DEL RÉGIMEN DE LOS BOSQUES PRIVADOS -

ARTÍCULO 18º: Queda prohibido el uso irracional de los bosques y de las tierras forestales, como también de sus productos.

ARTÍCULO 19º: Los propietarios y adjudicatarios de tierras con bosques, no podrán realizar aprovechamiento de los mismos sin la debida autorización, que será otorgada, previa presentación y aprobación del plan de trabajo respectivo.
No se requerirá tal autorización, aunque sí previa información cuando se reserve el VEINTE POR CIENTO (20%) de superficie boscosa y el predio tenga hasta DOSCIENTAS (200) hectáreas.
Para el caso de predios mayores a DOSCIENTAS (200) hectáreas y menores de MIL (1000) hectáreas se conservará el CUARENTA POR CIENTO (40%) de superficie boscosa; para predios mayores de MIL (1000) hectáreas deberá conservarse el CINCUENTA POR CIENTO (50%) de la superficie boscosa.
En caso de que los propietarios o adjudicatarios deseen abatir bosques por encima de los porcentajes indicados en el párrafo anterior deberán presentar previamente un plan de trabajo, el que deberá ser autorizado o denegado con razón fundada dentro de los NOVENTA (90) días de elevada la solicitud.
En los Departamentos Almirante Brown y General Guemes, por vía reglamentaria el Poder Ejecutivo podrá reducir los porcentajes de desmontes expresados en este artículo cuando razones ecológicas aconsejen obrar con cautela y a medida que se vayan realizando las experiencias de los estudios del caso.

ARTÍCULO 20º: Por más que se trate de montes degradados definidos en el artículo 11º de la presente ley, la autoridad de aplicación deberá autorizar el desmonte de los mismos.

ARTÍCULO 21º: Tanto en el caso de desmontes como en el de aprovechamientos forestales, la autoridad de aplicación combatirá la degradación potencial económica producida por la utilización de procesos y maquinarias no adecuados que deterioren el valor de los productos.

ARTÍCULO 22º: Queda expresamente prohibido el desmonte denominado "a cadena" salvo que por tratarse de especies sin valor, la autoridad de aplicación lo autorice en cada caso.

CAPÍTULO VI

- DEL RÉGIMEN DE LOS BOSQUES FISCALES -

ARTÍCULO 23º: Los bosques y tierras forestales del Estado Provincial son inalienables, excepto cuando por razones de interés general y previos los estudios técnicos pertinentes, se los considere necesarios para otros destinos previstos en esta u otras leyes vigentes.

ARTÍCULO 24º: Los bosques protectores y permanentes sólo podrán ser sometidos a manejo de mejoramiento. Los aprovechamientos ocasionales de los bosques de experimentación estarán condicionados a los fines de estudios o de investigación a que los mismos se encuentren afectados a su previa autorización.

ARTÍCULO 25º: La adjudicación para el aprovechamiento de bosques fiscales será otorgada para su explotación en superficies no superiores a MIL QUINIENTAS (1.500) hectáreas boscosas por año por adjudicatario, permitiendo, si fuese de interés provincial, otorgar reservas hasta ocho (8) años de producción. Dicho aprovechamiento sólo podrá realizarse una vez cumplido el estudio dasocrático, las tareas de deslinde, amojonamiento del terreno y aprobado el respectivo "plan de cortas" por la autoridad de aplicación.

ARTÍCULO 26º: La adjudicación para el aprovechamientos de bosques fiscales a que se refiere el artículo 13º se realizará por:
a) Licitación, cuando la autoridad competente lo considere convenien- te, por el desarrollo adquirido por los bosques, que permitan su ra- cional aprovechamiento.
b) Directa, en los caso que se contemple la industrialización de los productos forestales y sea de interés provincial.

ARTÍCULO 27º: Cualesquiera de las formas de aprovechamiento forestal contempladas en el artículo 26º son intransferibles y obligan al titular a asumir la dirección y responsabilidad a ese efecto. Sin embargo, no será considerada transferencia la continuidad natural de la actividad efectuada por los herederos del titular.

CAPÍTULO VII

-DE LOS IMPUESTOS, AFOROS, DERECHO DE INSPECCIÓN, OTRAS TASAS -

ARTÍCULO 28º: El Poder Ejecutivo queda autorizado a gravar con aforos, derechos de inspección y otros análogos, que pueden totalizar hasta el cuarto en bosques fiscales y el décimo en bosques privados del valor maderable, en estado primario en el mercado para los casos que estime conveniente.
Las precedentes limitaciones no regirán para los bosques de los cuales se derivan los productos tánicos, para los que el Poder Ejecutivo fijará los aforos, derechos de inspección u otros análogos que juzgue convenientes.

ARTÍCULO 29º: Se tenderá a desalentar gradualmente con tasa diferenciales, toda explotación irracional y primaria del bosque, sus productos y subpro-ductos, así como degravar la correcta industrialización de la madera provincial.

CAPÍTULO VIII

- DE LA INDUSTRIALIZACIÓN DE LA MADERA -

ARTÍCULO 30º: Tanto en los aprovechamientos y desmontes privados como fiscales durante la transición del sistema, y en aquellos que se otorguen sobre las bases establecidas en el artículo 13º (CAPITULO III), se podrá otorgar prioridad absoluta en lo referente a créditos, exenciones impositivas, asesoramiento, asistencia técnica y franquicias comerciales, a aquellos programas que impliquen aprovechamientos evolucionados y con consecuencias dinamizantes para la economía de la Provincia.

ARTÍCULO 31º:La autoridad de aplicación podrá efectuar las deducciones establecidas en el artículo 29º, a las personas o empresas que industrialicen la madera con tecnología maderera de avanzada y aprovechamiento eficiente de su potencial. Estas franquicias podrán llegar hasta la exención total mediando decreto del Poder Ejecutivo, previo análisis del dictamen de autoridad competente.

CAPÍTULO IX

- DE LAS INVESTIGACIONES Y EL APORTE TECNOLÓGICO -

ARTÍCULO 32º: El Instituto de Ecología Provincial será el Organismo encargado de promover el desarrollo de la industrialización de las maderas, sus nuevos usos y aplicaciones y de los planes de forestación y reforestación, sobre la base de in-vestigación aplicada para proyectos concretos o inmediatos, a través de la Secretaría de Estado de Asuntos Agropecuarios de la Provincia.

ARTÍCULO 33º: El Instituto de Ecología evaluará en forma periódica la situación de las masas boscosas, verificando las áreas desboscadas, explotadas y forestadas o reforestadas, según se reglamente.

CAPÍTULO X

- DE LOS PLANES DE FORESTACIÓN Y REFORESTACIÓN -

ARTÍCULO 34º: El Instituto de Ecología a través de la Secretaría de Estado de Asuntos Agropecuarios de la Provincia formulará anualmente los planes de fo-restación y reforestación, coordinando la acción y los recursos provinciales con los nacionales en la materia. La tarea primordial en este aspecto estará encaminada a promo-ver la actividad reforestadora privada, mediante el asesoramiento tecnológico y el apoyo financiero y la tarea de promocionar los viveros forestales.
Coincidentemente con la política nacional en la materia, los bosques de cultivos promovidos por el Estado deberán concentrarse preferentemente en las zonas y para los usos considerados como prioritarios para la estructura industrial, formándose así polos de desarrollos integrados con la producción de materias primas y su industrializa-ción.

CAPÍTULO XI

- DE LA CAPTACIÓN Y FORMACIÓN DE CAPITALES -

ARTÍCULO 35º: La autoridad de aplicación queda facultada para realizar acuerdos con organismos nacionales, provinciales y de investigación que permitan captar recursos para el desarrollo forestal y forestal-industrial, como asimismo para ejecutar planes oficiales y privados de forestación y reforestación. También podrá recurrir a otras fuentes de capitales públicos y privados, nacionales y extranjeras, desti-nadas a impulsar los objetivos contemplados como prioritario en el marco de la presente ley.

ARTÍCULO 36º: También podrá propiciar esquemas y métodos de formación y acumulación de capitales internos, destinados a idénticos fines, siempre que contare con la aprobación del Ministerio de Economía.

CAPÍTULO XII

- DEL DESMONTE Y EL EQUILIBRIO ECOLÓGICO -

ARTÍCULO 37º: La autoridad de aplicación facilitará la conversión de áreas boscosas, definidas en el artículo 11º de la presente ley en tierras aptas para el uso agropecuario, pudiendo por ello otorgar los incentivos de los CAPÍTULOS VI; VII y VIII de la presente ley.

ARTÍCULO 38º: No se podrá, en ningún caso, por las entidades públicas ni por las empresas privadas, superar anualmente el desbosque de más del TRES POR CIENTO (3%) del área boscosa de la Provincia, a los efectos de no hacer peligrar el equilibrio ecológico de la región, sin previo y fundado dictamen de autoridad de alta competencia en la materia.

ARTÍCULO 39º: Los decretos que reglamenten aspectos del equilibrio ecológico y del desmonte luego del 30 de junio de 1979, deberán ser promulgados con un año de anticipación a su vigencia, a los efectos de posibilitar la acomodación de los sectores interesados con la debida antelación, a excepción de aquellos que se originen en el artículo 16º de la presente ley.

ARTÍCULO 40º: El contralor forestal en todo el ámbito de la Provincia será ejercido por la Secretaría de Estado de Asuntos Agropecuarios, la que podrá dele-
gar en la Dirección pertinente la ejecución del mismo.

ARTÍCULO 41º: Toda solicitud o presentación que reciba en forma fehaciente la autori- dad de contralor forestal de parte de empresarios o productores, debe-
rá ser resuelta dentro de los noventa días corridos de efectuada.

CAPÍTULO XIII

- INFRACCIONES -

ARTÍCULO 42º: Las infracciones al Régimen Forestal establecido por la presente ley, así como los decretos, resoluciones, disposiciones o instrucciones que en su consecuencia se dicten, serán sancionadas con la cancelación del permiso o autorización de la explotación; suspensión temporaria de los trabajos; inhabilitación temporaria o permanente para explotar bosques fiscales; decomiso de los productos forestales y/o multas.

ARTÍCULO 43º: Sin perjuicio de las infracciones derivadas del incumplimiento de las obligaciones específicas de los contratos o de los instrumentos que autoricen el aprovechamiento forestal, se consideran infracciones al Régimen Forestal:
a) Efectuar el aprovechamiento forestal de una superficie boscosa sin la debida autorización otorgada por los organismos competentes.
b) Extender el aprovechamiento forestal fuera de la superficie autorizada, cualquiera sea su naturaleza.
c) No ajustarse a los diámetros mínimos y alturas de corte autorizadas.
d) Efectuar cortes de especies protegidas.
e) Efectuar cortes de especies no autorizadas.
f) Arrancar, abatir o lesionar árboles, extraer savia sin autorización.
g) Destruir, remover o suprimir señales e indicadores, colocados por la autoridad forestal.
h) Provocar incendios de los bosques.
i) Omitir denuncias de incendios forestales.
j) Efectuar cortes clandestinos de productos forestales.
k) Posibilitar o facilitar infracciones al régimen forestal.
l) Transportar, comercializar o utilizar a cualquier título productos forestales, sin la documentación que autorice estos actos, o con do- cumentación falsa, adulterada o vencida.

ARTÍCULO 44º: Las sanciones a las infracciones y contravenciones a la presente ley serán establecidas por el Poder Ejecutivo y aplicadas por el organismo competente sin perjuicio de la aplicación de la ley penal.

CAPÍTULO XIV

- DISPOSICIONES VARIAS Y TRANSITORIAS -

ARTÍCULO 45º: Queda autorizado el Poder Ejecutivo a realizar acuerdos interprovin- ciales que, con miras a facilitar la integración regional, hagan conve-niente prescindir de aforos, impuestos o cualquier otro tipo de requerimientos, trámites o excepciones.

ARTÍCULO 46º: La presente ley será reglamentada por el Poder Ejecutivo a los efectos de complementar aquellos aspectos que se juzguen necesarios.

ARTÍCULO 47º: El Poder Ejecutivo procederá en el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días a definir el área geográfica de las reservas boscosas y su localización, según lo indica el artículo 13º de la presente ley.

ARTÍCULO 48º: El Poder Ejecutivo reglamentará en NOVENTA (90) días tratamientos preferenciales o de excepción con miras a mejorar la calidad de vida del sector laboral afectado a explotaciones forestales.

ARTÍCULO 49º: El Poder Ejecutivo calificará aquellas tierras que por ser de mayor aptitud forestal deberán ser orientadas en su privatización preferencial hacia el sector que compromete su explotación racional y no su mera utilización pecuaria y agrícola.

ARTÍCULO 50º: A medida que el Instituto de Colonización lo solicite o que la autori- dad de aplicación así lo determine y en la medida que no se provoquen paralizaciones de actividades con inciertas secuelas socio-económicas, irán caducando las concesiones forestales en las tierras fiscales en un proceso gradual y progresivo. Los titulares de las concesiones tendrán derecho a la primera opción de compra sobre la base de planes concretos que se encuadren en las pautas de colonización establecidas, cuando no existan otros ocupantes, o adjudicaciones realizadas antes del 15 de setiembre de 1977.

ARTÍCULO 51º: Para el 30 de junio de 1979 caducarán todas las concesiones forestales, excepto los casos en que el proceso industrial a que se someta la ma-dera sea de alto interés provincial. Los aprovechamientos forestales deberán en adelante desarrollarse dentro del ámbito de las propiedades privadas en forma directa, a través de contratos, arrendamientos u otras formas análogas, mientras tanto, los que continúen en tierras fiscales se regirán por el régimen establecido en el CAPÍTULO VI de la presente ley.

ARTÍCULO 52º: Derógase la Ley 13 y sus modificatorias Ley 37; Ley 67; Ley 103; D.L. 483/55; D.L. 3159/56; D.L. 4184/56; D.L. 3197/57; Ley 376; D.L. 649/62; D.L. 704/63; D.L. 2353/63; Ley 1314.

ARTÍCULO 53º: Comuníquese, dése al Registro Provincial, publíquese en el Boletín Oficial y archívese.

Fdo.: GRL. BR. (RE) Antonio F. SERRANO -- Gobernador
C.P.N. Luís A. EGUIVAR -- Ministro de Economía

Volver