Contaminación de las aguas

Autor: Ingeniera Química Joyce D. Owen

 

Contaminación de las aguas

El recurso hídrico en el Planeta: el agua, que cubre un 70 % de la superficie total del planeta Tierra, se encuentra distribuida de la siguiente forma:

Océanos y mares. 97,20 %

Hielos y glaciares. 2,15 %

Aguas subterráneas 0,62 %

Lagos y ríos 0,017 %

Atmósfera 0,001 %

Seres vivos 0,0001%

Toda ella participa, de una u otra forma, en el ciclo natural del agua, que permite preservar este recurso tan valioso para la vida. Pero además de ser imprescindible para asegurar la vida humana, animal y vegetal, constituye un recurso clave para el desarrollo económico, ya que cualquier actividad: industrial, agricultura, ganadería, de servicios necesita de ella.

Pero en las últimas décadas, la calidad del agua potencialmente potable del planeta (si observamos el cuadro anterior son las subterráneas, ríos y lagos que suman tan sólo 0,637 %) se ha visto afectada por la contaminación, por lo que el hombre ha comenzado a preocuparse, ya que siendo su demanda cada vez mayor.

Los ecosistemas naturales, al agua recibe siempre, ciertas sustancias extrañas, las cuales se diluyen, o se filtran, a través de procesos naturales. Pero cuando la entrada del contaminante es demasiado grande, los procesos naturales que poseen las aguas con oxígeno disuelto suficiente (llamado proceso de "autodepuración"), no pueden controlarla, y entonces decimos que se produce una contaminación.

Origen de la contaminación.

Debemos distinguir entre contaminación natural y artificial.

Contaminación natural: es la que existe siempre, originada por restos animales y vegetales y por minerales y sustancias que se disuelven cuando los cuerpos de agua atraviesan diferentes terrenos.

Contaminación artificial: va apareciendo a medida que el hombre comienza a interactuar con el medio ambiente y surge con la inadecuada aglomeración de las poblaciones, y como consecuencia del aumento desmesurado y sin control alguno, de industrias, desarrollo y progreso. Es gravísima. Podemos decir que es preocupante el uso del agua para fines tales como: lavado de automóviles, higiene, limpieza, refrigeración, y procesos industriales en general, ya que si no son debidamente tratados retornan al ciclo con distintos niveles de contaminación.

¿Qué sucede en el agua cuando entra materia orgánica? : la materia orgánica es biodegradada por procesos naturales en presencia de organismos descomponedores acuáticos (bacterias y hongos) a sustancias más sencillas. Aquí juega un rol fundamental el oxígeno disuelto del agua porque los descomponedores lo necesitan para vivir y para producir los fenómenos de biodegradación:

Descomponedores:

materia orgánica + oxígeno disuelto

anhídrido carbónico + materia inorgánica

De esta forma la biodegradación de la materia orgánica consume en el agua el oxígeno disuelto, pudiendo provocar una disminución tal que impida la supervivencia de los organismos aeróbicos y de la flora y la fauna acuáticas.

Contaminación orgánica

En los cuerpos de agua ¿De dónde proviene? : fundamentalmente de efluentes cloacales (contaminación bacteriana) e industriales (compuestos organoclorados y organofosforados de pesticidas, fenoles, etc.), que a veces son volcados en cuerpos receptores (ríos, lagos y mares) con ningún tratamiento o insuficiente. O aguas subterráneas destinadas a consumo humano son contaminadas con organismos patógenos por infiltraciones de los pozos absorbentes de las casas en zonas sin red cloacal. También es importante la contaminación que proviene de derrames de petróleo y todos sus derivados, ya sea de la actividad petrolífera o por mal manejo de aceites usados y otros combustibles en las estaciones de servicio.

Contaminación inorgánica.

Se debe a concentraciones peligrosas de sustancias inorgánicas, fundamentalmente los metales pesados; como plomo que es sumamente tóxico al acumularse en el organismo, o mercurio más tóxico aún, o el cromo, cobre, cadmio, zinc, etc. Están presentes en líquidos que salen de las industrias, o en los compuestos químicos pesticidas.

Otros tipos de contaminación

Térmica, producida por vertido de líquidos calientes que origina un gran aumento de temperatura, disminuyendo por lo tanto el oxígeno disuelto, lo que acarrea graves consecuencias en la vida acuática.

Física, donde materiales inactivos como latas, vidrio, plásticos, entorpecen acciones biológicas.

Radiactiva, cuando son introducidos elementos que emiten radiaciones peligrosas.

Lluvia ácida, incrementa la acidez de ríos, lagos y aguas subterráneas, llevándolos a veces a niveles tales que impiden cualquier forma de vida. Provienen del arrastre que producen las lluvias de óxidos de azufre y nitrógeno atmosféricos productos de la combustión de petróleo, carbón y sus derivados. Por suerte en nuestro país no existe esta problemática.

Eutrofización (o eutroficación), también merece citar la contaminación producida en las aguas por vertidos con alto contenido de nutrientes (compuestos de fósforo y nitrógeno), presentes en cloacales o líquidos con fertilizantes o pesticidas, que producen la eutrofización de las aguas. Es decir un crecimiento excesivo de algas, que disminuyen el oxígeno disuelto, con las consecuencias ya descriptas.

Aclaremos que el uso desmesurado de fertilizantes y pesticidas, la descarga de camiones atmosféricos directamente en el suelo (o peor aún directamente en algún curso de agua), la percolación de líquidos a través de mantos de basura; constituyen riesgo de contaminación, ya que se filtran por el suelo, hasta llegar a alguna napa subterránea. Recordemos que todo proceso de filtración en el suelo (constituyendo él mismo un depurador), si permite que la contaminación llegue a napas subterráneas, luego es conducida a ríos, lagos y mares (están interconectados).

Contaminación de agua de mar:

La mayor parte de los desechos de una región terminan en el mar y permanecen durante años en las costas, donde afectan los habitáculos de peces, arrecifes de corales, manglares (zonas de cría de especies importantes como el camarón), y contaminan las playas, perjudicando así a los pescadores y al turismo.

De los contaminantes que llegan al océano, gran parte procede de aguas residuales cloacales e industriales y de filtraciones de la utilizada para riego agrícola. El resto los causan la minería costera, las Plantas Energéticas, y el transporte marítimo, especialmente en forma de vertidos de residuos y petróleo por derrames o naufragios, o lavado de las instalaciones de los barcos.

¿Cómo se evita la contaminación de un cuerpo receptor? : con el tratamiento adecuado del efluente cloacal o industrial. Lo cual consiste en reducir mediante algún proceso adecuado la carga contaminante (materia orgánica, sólidos, grasas, tóxicos, metales pesados, etc.), hasta lograr niveles permisibles en la legislación que coincidan con concentraciones que no van a perjudicar el medio en que serán descargados los efluentes.

Para cada industria debe proyectarse un sistema de tratamiento particular, ya que será diferente para, por ejemplo, un lavadero de lana, una industria textil, un matadero, una curtiembre, una pesquera, una tintorería, una procesadora de algas, etc.

Los sistemas de tratamiento comprenden:

¿Cómo se mide la contaminación de un agua?

Por lo que dijimos en el párrafo anterior, para medir la contaminación orgánica un dato importante es medir la "demanda biológica de oxígeno" que no es más que la cantidad de oxígeno que necesita ese agua para descomponer todos los materiales biodegradables presentes en ella. En el laboratorio se toma una muestra de agua y se la deja 5 días a 20 °C de temperatura, a la que se le mide el oxígeno disuelto antes y después para ver cuánto consumió. Se obtiene así un valor que revela la contaminación por material orgánico del agua.

Otro parámetro que se mide para conocer si la contaminación viene de vertido de líquidos cloacales es la cantidad de bacterias coliformes, y cuando sobrepasa ciertos límites, se considera que el agua puede contener las patógenas (o transmisoras de enfermedades).

Para cuantificar la contaminación del agua por cualquier sustancia, se mide la concentración del contaminante, y se la compara con valores límites permisibles que establecen las legislaciones, según el uso al cual se la destine.

Efectos de la contaminación

Son muy diversos y dependen del elemento contaminante. Pero entre los más visibles podemos nombrar:

Ejemplos de la zona:

¿Cómo darle solución a los problemas de la contaminación hídrica originada por efluentes cloacales e industriales?

Estamos frente al problema de revertir lo que por años se descuidó: el medio que nos rodea. Por ejemplo tenemos el Riachuelo en la provincia de Buenos Aires, donde ahora hay que invertir grandes sumas de dinero para recuperar la calidad de sus aguas. Con dinero, cualquier recurso de agua contaminado se puede tratar con la mejor tecnología disponible en el mundo hasta eliminar toda contaminación. Pero no siempre se dispone de tal cantidad de dinero para poder efectuar el saneamiento, y es lo que sucede en países en vías de desarrollo como el nuestro. Por otro lado descontaminar aguas subterráneas resulta carísimo en cualquier parte del mundo.

Por eso a partir de hoy es necesario actuar antes de contaminar la fuente de agua, y para ello cada uno debe ser responsable de los desechos que genere y encargarse de su tratamiento.

Desarrollo y medio ambiente limpio deben ir de la mano. Y esto es lo más difícil, concientizar -a los industriales principalmente- que incluyan en la inversión de su fábrica el costo de tratamiento de sus efluentes (sólidos, líquidos y emisiones gaseosas) el cual deben asumir. Lo mismo para las plantas de tratamiento cloacal de las ciudades.

Es fundamental también la función de los organismos encargados de controlar continuamente la calidad de los efluentes industriales y cloacales, y de los cursos receptores. En nuestra provincia tal responsabilidad recae en la DIRECCION DE PROTECCION AMBIENTAL, y la ley vigente para proteger las aguas provinciales es la N° 1503 y sus decretos reglamentarios, sancionada a partir de 1976. Para controlar los vuelcos industriales y cloacales, dicho organismo cuenta con un laboratorio donde se realizan análisis químicos, con el fin de conocer las características de los líquidos efluentes, para poder individualizar y sancionar las descargas que no cumplen con la legislación provincial. Además se realizan análisis de cursos receptores (río Chubut, costa marítima, Golfo Nuevo, etc.) para detectar y controlar así la posible contaminación; para ello se tienen en cuenta las zonas de influencia de las descargas cloacales y residuales industriales.

Se pueden utilizar los siguientes medios para comunicarse con la Dirección de Protección Ambiental de la Provincia del Chubut, dependiente de la Subsecretaría de Desarrollo del Ministerio de la Producción:

Por teléfono: (54)(02965)482605/6/7/8-48516.

Por fax: (54)(02965)48605.

Por e-mail: subdecom@satlink.com.ar

Por correo: Av. Julio A. Roca 250 (9103) Rawson Chubut Argentina

 

Volver