UN RECURSO NATURAL: LA FAUNA SILVESTRE

La Fauna Silvestre es un recurso natural renovable, y es patrimonio de TODA la sociedad, por ende TODOS somos responsables de la misma; en el Estado cae la responsabilidad de su administración. En nuestra provincia, el Consejo Agrario Provincial (CAP), tiene tal responsabilidad y la ejerce a través de la Dirección de Fauna Silvestre.

A tal efecto, sus técnicos realizan distintos tipos de evaluaciones y/o estudios, tendientes al conocimiento de la misma, con el fin de saber qué especies tenemos, su distribución y su número poblacional, evaluando asimismo su estado, clasificándolo y decidiendo en consecuencia.

De ese conocimiento podemos decir que tenemos especies nativas, introducidas o exóticas, domesticadas o en proceso de domesticación; especies con distintos fines, como mascotas o simplemente con fines comerciales. Algunas pueden ser perjudiciales, otras pueden estar en retroceso numérico o en vías de extinción. En todo este abanico de posibilidades, es donde el Estado decide, teniendo un conocimiento acabado, sobre sus posibles "usos" o tareas de recuperación y/o conservación.

Son diversas las actividades que genera la fauna silvestre: una de ellas, y la más conocida tal vez, es la caza, en sus diversas modalidades: deportiva, comercial, de control y con fines científicos.

Esta actividad es controlada y/o fiscalizada por un cuerpo de guardafaunas del Consejo Agrario Provincial, conjuntamente con el accionar de otras instituciones con las cuales se han realizado convenios como la Policía de la Provincia de Santa Cruz, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina.

Por otra parte, en forma constante, las oficinas de la Dirección de Fauna Silvestre del CAP, son visitadas por alumnos de distintos niveles de enseñanza, en busca de información referida a este recurso, en particular aquella relacionada con nuestra Provincia. Es por ello que con la finalidad de hacer más accesible al público el material bibliográfico que trata sobre las especies de la fauna silvestre que forman parte del inventario de Santa Cruz, se están elaborando una serie de fichas técnicas con los datos biológicos elementales, como ser las características de cada una de esas especies, como las que se presentan a continuación.

HUEMUL
(Hippocamelus bisulcus)

Familia: Cervidae.

MARA O LIEBRE PATAGÓNICA
(Dolichotis patagonum)

Familia: Caviidae.


Foto extraída de "Los Parques Nacionales en la Argentina".
Erize, F.


Foto extraída de "El Horizonte Infinito".

Situación de la Especie: El huemul (Shoen) en idioma tehuelche, es una de las dos especies de cérvidos autóctonos que habitan la región de los bosques andino-patagónicos de Argentina y Chile; es la única que aún sobrevive en pequeños grupos dentro del territorio cordillerano provincial. Su distribución en la Argentina abarca desde los 40º Latitud Sur, a la altura del Lago Loloj (Parque Nacional Lanín), hasta el Sur de la Provincia de Santa Cruz.
Se encuentra incluido dentro del Libro Rojo de la Unión Mundial para la Naturaleza (U.I.C.N.), declarado como especie en peligro de extinción, estando prohibida su caza y comercialización por el Comité Internacional de Tráfico de Especies Silvestres (CITES), leyes nacionales, provinciales y otras normas; además de la reglamentación de protección realizada por Organismos Privados Nacionales e Internacionales como World Wild Found (W.W.F.), Fundación Vida Silvestre Argentina (F.V.S.A) y Organismos estatales (Parques Nacionales - Direcciones Provinciales de Fauna de la Patagonia). Nuestra Provincia, mediante la Ley Nº 2.103/ 89, formalizó la protección de esta especie, que se viene realizando en la práctica desde el año 1971.
Aspectos Biológicos: Los machos adultos tienen cuernos, en forma de horquilla, midiendo entre 20 a 25 cm. de largo, las medidas promedio del macho adulto son 90 cm. de altura a la cruz y 163 cm. de longitud. La hembra adulta es un poco más pequeña tiene 81 cm. a la cruz y 151 cm. de longitud. El tamaño y complexión ósea del huemul lo hacen adaptable a terrenos irregulares, es un excelente nadador. Por las tardes se internan en los bosques, soliendo salir al anochecer y por la mañana.
En los meses de otoño se produce la brama y en invierno los machos voltean o mudan sus cornamentas. Su pelaje es espeso y grueso, de color pardo o café oscuro en verano, café grisáceo en invierno. La gestación de esta especie dura aproximadamente 7 meses; la parición, unípara, ocurre desde principios de noviembre hasta los primeros días de enero.
Hábitat: Su hábitat esta reducido a áreas cordilleranas, valles, bosques, tundra andina, que poseen menor presión humana o tienen menos actividades derivadas de ella. Los estudios realizados han demostrado características muy particulares de sobrevivencia, pero su extrema timidez, curiosidad y mansedumbre la convierte en una especie muy vulnerable ante diferentes tipos de presiones: caza clandestina, hostigamiento con perros, ocupación y destrucción de su hábitat, contagio de enfermedades por parte del ganado doméstico, predadores naturales como el puma y el zorro colorado.
Dieta: es una especie muy selectiva, alimentándose de hojas nuevas, tallos tiernos y flores, tiene una marcada diferencia estacional en su dieta. Durante el verano se alimenta de: chilco (Fuchsia magellanica), zarza parrilla (Ribes magellanica), parrillita (Ribes cuccullatum), diente de león (Taraxacum sp.), clavel del campo (Musticia sp.), renuevos de lenga (Nothofagus pumilio), ciruelillo o notro (Embothrium coccineum); y en invierno de: chaura (Pernettya mucronata) y renuevos de lengas. Hay una tendencia del huemul a agruparse en invierno, el grupo social se ha reducido hoy en día a 2 o 3 ejemplares: hembra con cría, macho y hembra con cría y a veces se los encuentra solos. Se desplaza en forma de círculo o semicírculo pudiendo hacer un recorrido diario de 3 a 7 Km.
La mara es uno de los herbívoros más escasos de nuestra provincia. A esta especie se la encuentra en pequeños grupos. La colonización de nuestras tierras (alambrados, parcelamiento excesivo, introducción de animales domésticos y otros disturbios) favorecieron la expansión de la liebre europea, perjudicando a aquella, que por su carácter tímido, huidizo y por su costumbre de habitar grandes extensiones se relegó a áreas menos alteradas y más tranquilas. Otra causa de disminución de esta especie es la cacería ejercida por cazadores deportivos y pobladores de áreas marginales, los que la consideran un importante recurso alimenticio, ya que hay ejemplares que superan los 10 kg. de peso. La longitud del cuerpo llega a los 69-75 cm., la longitud de la cola puede medir hasta 4,5 cm. y las orejas alcanzan unos 10 cm. El pelaje es más bien largo y denso, de color pardo grisáceo en el lomo, dorso del cuello y centro de la cara y ocre anaranjado en los flancos, los muslos y los lados de la cara.

Distribución: En la actualidad la mara se distribuye en un área muy amplia, comprendiendo las provincias de Buenos Aires, Santa Fé, Córdoba, San Luis, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut y en Santa Cruz se localiza en el Departamento de Deseado.

Hábitat: Prefiere zonas semiáridas abiertas con abundancia de hierbas y matorrales, construyendo allí su madriguera.

Dieta: Su alimentación es herbívora, consume plantas, raíces y cortezas. Su hábito es diurno.

Reproducción: El celo se repite cada 3 o 4 meses, y el acoplamiento es precedido por un complejo ritual, (el macho efectúa el marcado del suelo por medio del depósito de heces y de la secreción de sus glándulas perianales). Durante el período de acoplamiento la pareja se aleja momentáneamente de la colonia, para después retornar al grupo.

Nacimiento de las crías: Los alumbramientos se producen 2 veces por año y en cada camada nacen de 1 a 5 crías. La duración de la gestación es de 90 días, las crías nacen con intervalos de 30 minutos, el destete se produce a los 9 meses.

Especie Amenazada: Pese a que son fácilmente adaptables a la vida en semicautividad, la mara es uno de los mamíferos más afectados por la civilización. Siendo la alteración de la vegetación, producto de la extensión de la zona de cultivo y pastoreo; la caza furtiva de la cual es objeto y la competencia que se ha establecido con la liebre europea, introducida en nuestro país, las causas de su grave disminución poblacional.

Bibliografía: Material cedido por la Dirección de Fauna Silvestre.
Diseño y elaboración: Ing. Agr. Ernesto Grandón- Méd. Vet. Marcela Leybor. Consejo Agrario Provincial.

Volver a Publicaciones